Bienvenid@s.

Este es mi blog, un pequeño sitio donde vengo de cuando en cuando a soltar ideas en forma de entradas. Siéntete libre de curiosear lo que quieras, como también de comentar lo que te apetezca. Encontrarás un gazpacho fresquito -o no- de temas. Espero que disfrutes y gracias por dedicarme algo tu tiempo.

Diego.

Frías Fiestas

Llega el frío, la época en la que te abrigas más que de costumbre, y yo, como no soy de hierro, también paso frío... de modo que salgo a la calle con mi chupa de cuero y listo para andar por mi ciudad.

El olor a castañas asadas de una pobre familia que se gana la vida como puede, encabeza una serie de acontecimientos que me hacen recordar la fecha a la que nos acercamos, y de hecho estamos ya de lleno en ella. Es que en nuestra nación, ya ha empezado lo que muchos llaman navidad.

Época donde las familias se reunen para celebrar en un ambiente de humildad y alegría, el nacimiento de Jesucristo.Algo ya normal en el catolicismo, buenas intenciones y buenos principios, pero al final por x o por y acaba todo por irse a la puta mierda. Es su sino. Y lo saben.

Pero con la navidad ocurre otro acontecimiento asombroso a la par que irónico, pues por obra de magia cristiana -llámenlo milagro o desfachatez- el resto de la población, ya sea un agnóstico o un acérrimo ateo, se torna cristiana también durante unos días. Y le rezan a su Dios particular. Corte-Inglés o como quieran llamarlo, pero la deidad en su esencia es exactamente la misma.
Perdonen de paso mi osadía, señores que acusaban -con mas o menos razón- el gasto de dinero aplicado a la visita papal, pero me resulta sencillamente chistoso, ver los titulares de los telediarios cuando dicen que cada familia española se gasta de media unos 400-600 en los regalos del día de Reyes. Sin contar el bodrio de Papa Noel, pues nuestros hijos más que ilusión, tienen la mentalidad totalmente regada por el capitalismo. Cuanto más regalos, más feliz soy.

Y entonces lanzo una pregunta, y por favor, que cada uno piense sobre ello de forma solitaria, intrínseca en su alma, sin gritar, sin alterarse y meditándolo. La gente cristiana -sobre la cual podría hablar también, pues no entiendo la relación entre capital y jesucristo- podría escusarse en su fé, pero la gente no ceyente que recibe regalos de reyes... ¿No se le cae la cara de vergüenza, acusando de insolidario a un estamento, para luego derrochar usando como respaldo, ese propio estamento?

El año pasado odié estas fiestas por la humildad y caridad de boquita de algunos cristianos, este año me he dado cuenta, que aquellos que creía iguales a mí en cuanto a ideales, son más deleznables incluso, que los mismos que critiqué el año pasado. Pero algo he aprendido:

"Cree el ladrón, que todos son de su condición"

Diario de una Rata [continúa esta saga]

Es una auténtica pena, que lleve tanto tiempo sin dar señal alguna de vida en el blog. No estoy muy seguro de qué o quién es el responsable de mi ausencia, y tampoco estoy seguro de las causas de mi regreso. Quizás, uno de los motivos de mi ausentismo, podría ser la falta de ideas o quizás el desgano, al ver que he escrito sobre tanto, que a veces podría sonar repetitivo.
Y posiblemente, he vuelto de nuevo, por que me da pena esta situación, pues creo que la escritura se merece más respeto que una simple racha de años, o de meses.

Digamos, que siempre queda algo que decir.

Y ahora es el momento de decir, de dejar escapar deseos, y lanzar al aire un ojalá -palabra de origen islámico, que usan cristianos acérrimos y duros de mollera, irónicamente- que seguramente sirva de más bien poco, pues los hechos pesan más que las palabras. Los hechos, están ahí. Tú estás ahí. No hay prisa, no es una carrera, pues la meta es bien simple; felicidad. Despacito y con buena letra, por favor. Déjame disfrutar de estos momentos tan dulces, donde la ilusión es mi compañera de noches y la encargada de darme fuerzas y paciencia para seguir adelante.

Ojalá, seas tú el motivo de que este rincón en el extenso mar del internet vuelva a renacer, o a convertirse en un territorio menos hostil.

Cuestión de puntería.

La forma de ser de cada individuo, está lógicamente afectada por la influencia del resto de individuos que componen su comunidad cercana.
En algunos casos, este factor es clave a la hora de comprender la personalidad de cada cual, pero en otros, este factor apenas tiene un efecto claro sobre la personalidad de otros.

Pero me temo, que mi caso es claramente el primero. Y no es una influencia inmediata, es como un veneno que drena por mi piel y llega hasta mis venas, y así hasta el corazón, bombeándolo por el resto de mi cuerpo.
Todos aquellos malos tragos (a cualquiera que sea el nivel) me están haciendo mella. Pecar en su día de inocencia provoca el cambio a lo contrario. Pecar en su día de benevolencia desemboca en su contrario.

Y me da pena, porque mi forma de ser deja escapar ante mis ojos oportunidades preciosas, que sé para mi desgracia, que jamás se repetirán. Aquellas personas y momentos, se fueron, y nunca jamás podré tenerlos. Pero vuelve a actuar el veneno, y poco me importa aquello que pudo pero no llegó a ser.

Me vendría bien perderme en una montaña durante dos semanas, o desconectarme del mundo durante un mes. Desaparecer, resurgir de mis cenizas y empezar poco a poco, con buen pie o con buena letra. Quizás así consiga saber qué hacer contigo. Cómo llamarte, cuándo llamarte, qué decirte, cómo...
Ando perdido, pero la paciencia parece estar de mi lado, tengo tiempo y esperanza, veamos qué es lo que se pierde último realmente.

Bueno, me voy que me estás hablando y no quiero hacerte esperar.

Pellízcame, esto no puede ser cierto.

Pasó hace días, que servidor que les habla, se fue a echar un par de días en tierras extranjeras, más concretamente a Sevilla. Me encontraba allí viendo a los Mamá Ladilla, pero realmente ese capítulo tan fascinante no viene al caso.

Hay algo de dicho viaje, que hoy me trae aquí. Algo que en el momento de verlo, no pude dar crédito ni débito ante tal abrumadora realidad. No hablo de la impecable calidad de las mujeres sevillanas -o de las que viven allí-, hablo de un canal, MTV España, y más concretamente de un programa. Un programa que me hizo morder el cigarro de rabia y asco a la vez. Hablo, de una mierda apodada "Mis dulces 16" o una soplapollez similar a ésta. Nunca tuve aprecio a dicho canal MTV, sobretodo a raíz de la creación de MTV Rock, que puedo asegurar que aún sigo sin haber visto eso mismo...
Pero mi desprecio hacia tal cadena, no iba a hacer otra cosa que empeorar. Por segundos, minutos y gracias a mi querido amigo Javi, que consiguió estirar el brazo para hacerse con el verdugo de tan jodidamente 
asquerosa mierda, el mando.

Este programa, trata sobre adolescentes (chicas en su amplia mayoría), que sueñan con su decimosexto cumpleaños, como su coronación como princesa, como estrella del rap o incluso como futura actriz de  Hollywood. Nada más lejos de la realidad. Hablamos de niñas repelentes de pies a cabeza, por dentro y por fuera. Se ven como el foco de atención, quieren serlo por encima de todo. Ansían poder, dinero, fama... y que sus papis se lo paguen todo -y más-, pues lo "mejor" del programa no es ver cómo estas chicas son una autentica fuente de gastos, ni tampoco el pastizal que se dejan en la fiesta en sí, ni en cómo los amigos de estas chicas, pisan el suelo que ellos caminan... no, lo mejor de todo es intentar adivinar cuál será el acojonante regalo con el que padre o madre en cuestión, demostrara lo cuan malcriada está su hija. Mercedes, Mustangs... todo es poco para su ojito derecho de su cartera.

Así que digo yo: ¿Crisis?

Retrospección.

Pasan los días de forma plomiza, sin darme cuenta. No tengo una percepción clara del tiempo, no sé cuando avanza ni cuando retrocede. Sigo igual que años atrás, mi cabeza divaga por los mismos rincones, sin encontrar luces que indiquen caminos, soñados quizá en los días de niebla monótona sentimental.

Mi teclado está cansado de mi, del mismo devenir de ideal. Hoy estamos bien y mañana mal. Algo tengo que estar haciendo, que no agrade a mi karma. Algo estaré haciendo de una forma tan catastrófica, que hasta mis propios sueños desean hacerme hincar las rodillas.

No hay cambios en mí. No puedo responder a la pregunta que busca novedades en mi vida, por el mero y simple hecho de que no existe la novedad. Los mismos fallos siguen ocurriendo. Sigo siendo el mismo. Aquél que gasta sus días en un bar, con copas como acompañantes y amigos como tesoreros. Aunque no es de extrañar, que a veces mi único receptor, sea el efímero humo del cigarro, que dejo consumir entre los dedos.
Continúo mirando a la inmensidad del cielo negro, adornado por estrellas que me entretienen y ayudan a no pensar. Me siento bien cuando las miro, sigo con ese sentimiento tan estúpido y vacuo...

Sigue la monotonía. La retrospección en mi vida, es el fiel reflejo del presente, con vistas hacia un futuro, que se torna oscuro y sombrío. Condenado a la decadencia, o al devenir de estados. Mañana será otro día. 
Hoy bien, y mañana mal.

Sueños.

-Míralo, ¿lo recuerdas?. Es aquél pardillo al que insultábamos y del que nos reíamos todos. Y parece que viene con amigos, va acompañado. No entiendo cómo lo pueden siquiera soportar, ese niño es un pesado, seguro que se les ha pegado. Siempre hace lo mismo."

Me enteré perfectamente de la conversación. Mi vista estaba en mis amigos, pero mi alma estaba en la mesa donde aquella chica, a la que recuerdo perfectamente. Son uno de esos momentos en los que te enteras de cualquier conversación por muy lejana que sea, y yo, ya estaba cansado de todo, así que decidí actuar. Me levanté y fui hacia ella.

-¿Qué coño has dicho, gorda?
-...¿perdona?
- Ni perdona ni poyas. No quiero volver a escuchar tu asquerosa voz, así que métete un filete en la boca y cállate de una puta vez.

No le dí tiempo a nada más, me fui y olvidé el asunto, pero esto no iba a acabar aquí, aún tenía que suceder aquello.

-No sé que mosca le ha picado a este imbécil...
-Pero tía, ¿porqué te ha insultado, qué le hiciste?
-¿Yo? Yo nunca le hice nada, este es un exagerado.

Volví a enterarme, y ahora llegaba el segundo asalto.

-¿Que tú nunca hiciste nada?. De qué cojones estás hablando. Tú eres tan culpable como el puto resto. Tú no sabes lo que es, que desde sexto de primaria hasta cuarto de secundaria estén clases enteras señalándote con el dedo y riéndote, empujándote, dándote golpes... , no, tu no tienes ni idea. A mí nadie me va a dar una nueva juventud, porque ustedes me la quitasteis, a base de golpes y a base de insultos. ¿Con qué derecho?. ¿Sabes lo duro que es, no añorar para nada mi infancia? Tú que vas a saber. Siempre fuiste una puta egoísta de mierda que te dejabas llevar, como el resto de imbéciles que te rodeaban.

Acto seguido me volví a alejar de ella, pero hubo un sonido que me hizo frenarme. Ella estaba llorando. Es como si se sintiera arrepentida de todo el dolor que me hizo, o de todo el dolor que ayudó a que me hicieran. Se levantó, me miró, se acercó a mí y me dio un abrazo. No supe que hacer, estaba totalmente anonadado... hasta que hubo algo dentro de mí, que me impulsó a corresponder el abrazo. Estaba sintiendo pena. Pena por una de esas personas que tanto me hizo sufrir y a la que tanto odié. 

En una esquina oscura del tiempo [IV]

Dejado llevar posiblemente por el la encantadora nostalgia producida por mi anterior entrada, en estos días me propuse rescatar de aquél dossier perdido entre mis libros, alguno de aquellos textos que condené al triste destino del olvido, día tras día.

No es un final feliz para una expresión escrita, sea mía o de la persona que mas odie, una idea es inamovible si crees en ella, y no existe razón para avergonzarse de ella. Acepto y entiendo -incluso puedo decir que me ha pasado- experimentar lo que se siente cuando lees aquello y te preguntas mil y una vez, cómo, cuándo y por qué.

En fin, no escribo más introducción, creo que la idea primigenia de lo que son y serán para mi estos textos, ha quedado decentemente aclarada. Hoy os daré a conocer un par de textos, debido a que no son realmente extensos.

Primer texto

Y si me dejo llevar por el hastío sentimiento de la añoranza, descubriré, que ***** está muy lejos para mi corazón.

Y si me dejo llevar por la buena suerte, podré ver, como *****, es algo salvable, pero tu amor, infranqueable.
Cupido no viene con arco y flechas, cupido vino sin nada, lo tumbé hace tiempo, justo cuando el corazón se tornó otro hígado, para diluir mis amargas lágrimas de amores enteros con abrazos rotos.
Dame la mano, y cerraré mis ojos para así dejarme llevar por tus pasos aunque éstos me lleven al infierno, contigo, dulce infierno.
El humo coloreado de la vida, es tan denso, que al respirar me sabe a tí. Los rincones de mi corazón, están huecos de placer, hastíos de amor e impacientes por un beso de tus labios.

Quiéreme como yo a tí, y nadie nos podrá separar.
Segundo texto

Pasa el tiempo y no, no se cierran mis heridas, desde la más hasta la menos sufrida, siguen ahí, quietas y conmovidas jactándose de mi desdicha, de mi rencor el cual me abriga, el que sólo olvida el camino de la senda menos negativa.

Y aún no ando seguro sobre si esta forma de pensar, es hasta primitiva, aunque más que eso, no, no es primitiva sino auditiva.
Y con razón, me explico: tanto influye en mí la música, que es capaz de actuar como mi salvavidas, o a veces, como fuego que aviva las llamas de mi pasión, cólera o ira.

En una esquina oscura del tiempo [III]

Hay mucha gente que opina, que hay cosas del pasado que es mejor no rescatar, por no levantar viejas heridas que se suponían cerradas. Pero realmente yo, no comparto su opinión, aunque he de reconocer que cuando cualquier acontecimiento está reciente, soy el primero en no mirar nada que me recuerde a éste.

Pero una vez pasa el tiempo -el cual hace perdonar, pero no olvidar- , te das cuenta de que todos y cada uno de esos acontecimientos que en su día te parecieron algo insufrible, no son más que parte de tu pasado y de tu vida. Y el hecho de tener esos recuerdos, te hace alguien más humano y mas bondadoso, pues de veras sabes recordar y apreciar -o despreciar- en su justa medida a esas personas que protagonizaron cualesquiera que fueran esos momentos. 

Terminada esta pequeña introducción, voy a hacer constancia de un texto que estaba perdido entre mis viejos papeles, un texto que en su día, debió pertenece a una persona y a su vez al azar del destino, quién sabe si predestinándolo a acabar en un cajón. Pero hoy voy a tomar una decisión sobre esta parte en concreto, y es publicarla. Sencilla y llanamente por la razón de que ya es algo completamente ajeno a la persona que mencionaba antes, algo que ha pasado a ser mío. Y como todos, cada uno hace lo que quiere con lo suyo. Aquí está....

[Leyenda: El texto sufrió varias "mejoras" durante el tiempo, las podréis ver reflejadas en color rojo]

22/4/2010

Homenaje a tu mi persona [Retocado el 22/7/2010]

Como podrás ver, este texto no es más que un infiltrado. Pero no te asustes, si ahí arriba pone homenaje es por algo.

Porque me llevo de estos cinco meses muy buenos recuerdos (y algunos no tan buenos...), para mí, cada momento que pasamos ha sido especial. Jamás olvidaré tu sonrisa, ni tus besos, ni tus abrazos, ni tu amor incondicional. Has sido no buena, sino perfecta. (Calzonazos +100). 
Y hoy, me doy cuenta de cuánta razón tienes. Lo nuestro es imposible, nos queremos, si no, pero somos totalmente incompatibles. Aún así, prefiero no cerrar nunca jamás ésta puerta. (22/7/10: Puerta MÁS que cerrada).
¿Quién sabe? Quizás un día yo cambie, y tú también... y nos volvamos a enamorar (Thor no lo quiera), o sólo cambie yo, o sólo tú, o ninguno cambie. O nunca volvamos.

Todo es posible en la malvada ruleta del destino, o no tan malvada...

Reconozco que: (Atención a esto...)
-No sé actuar ante el amor, yo pienso, no siento. Te quiero pero lo pienso TODO mil veces.
-No me dí cuenta del problema. (¿Qué problema majarón?)
-Te quiero

¡Y otra cosa!. Sé que tú separas el amor del sexo, y quiero decirte que llevo mentalizándome varios días y... quiero que sepas que no tienes porqué pensar "qué dirá Diego" (de hecho no lo pensaste jamás...) porque no diré nada.
Si quieres liarte con ****, con ****** o con... *** (oh, no), no me molestaré. Para nada. (carajo de goma).
Porque aunque te líes con mil tíos y tías, el pedacito de corazón que me llevo no tiene marcha atrás. (Como me flipo, ¿eh?). Tú vas a ser pieza fundamental de mi pasado, haga lo que haga, y yo seré igual para el tuyo. Recuerda, el pasado no lo puedes negar. // Eso JODE.

Gracias por estos cinco meses, ojalá mis siguientes relaciones sean como contigo, es más, lanzo una moneda al aire, ojalá mi próxima relación sea contigo. Cojones, pero ¿cómo puedo decir eso?... estaba enamorado, de eso no había duda.

Nunca me olvides ***** (te faltó tiempo), porque yo a ti tampoco te olvidaré (a mí si me faltó tiempo...)

Te quiere, Diego.


Hoy estamos a 22/7/10, tres meses después de esto 
¡¡me arrepiento de haberlo escrito nunca!!



¿Realmente me arrepiento de haberlo escrito? No. Es decir, no es algo de lo que me sienta orgulloso, ni mucho menos, pero es algo que hice y que sino me hubiera llevado aquel tiempo tan malo, hoy por hoy seguiría siendo igual de crédulo con las personas. Al principio, cuando leía esto, lloraba de dolor. Luego pasé por una etapa que sin duda se volvió mas oscura, y fue todo en una dirección mas hacia el odio y lo caótico. Ahora simplemente me río, porque los fallos ocurren y las soluciones escasean, cada vez es más difícil saber cual será la mejor elección.

Quizás siga buscando entre mis viejas hojas, apostaría lo que fuera a que tengo textos mucho anteriores a este... qué nostalgia, ¡voy a buscarlos!.

El tributo de un cualquiera a una magnificencia.

No me considero una persona excesivamente cerrada en ámbitos musicales, quien me conozca sabrá bien que tengo un horizonte amplio, y que en un minuto puedo pasar de estar escuchando un tipo de música a otra totalmente distinta a la anterior.

Pero sin duda alguna, si tuviera que elegir entre un estilo que me hiciera sentir emociones fuertes, sin duda alguna eligiría el Rock. Podemos hablar de Rock, o de Heavy Metal, pero para mí es lo mismo. Aunque obviamente haya grupos que disten entre sí según un estilo u otro, el feeling que contienen es muy parecido entre sí cuando son unas conexiones fuertes.
Y es que yo, en mis peores momentos, no quiero canciones amorosas que me amarguen en mi desgracia, prefiero un tema vigoroso que no haga más que enchufarme energía desde los oídos hasta el corazón, bombeando éste la energía por cada uno de los ápices de mi cuerpo.

Ese huracán de sonidos, donde ninguno impera, pues cuando una voz parece alzarse, disputa el liderazgo esa batería que suena como los truenos, y luego vendrá el bajo, aunque por último aparezca la guitarra, siendo a veces la más ansiada. Toda esa mezcla, hace que yo y mucha gente, demos lo máximo de nosotros no en los conciertos, sino en el día a día.

La música es nuestra tarjeta de presentación, y la frase que la acompaña, debería ser esta: "¿Te gusta lo que ves?. No espera, no respondas, que me da igual tu respuesta." El que nace lechón, muere cochino. Y yo partí siendo un lechón montando en un avión fantástico que se llama Barón Rojo.

Rock, sexo y cerveza.

Kog' Maw.

Me merezco todo aquello que me ocurra. Me lo tengo merecido por no ser sincero conmigo mismo. Por no querer reconocer la verdad y la claridad de ciertos asuntos.
Desde hace tiempo cojeo, desde hace mucho ando a empujones. No sigo el mismo ritmo de antes, me faltaba una pierna y he querido buscarla allí donde se vislumbraba oportunidad. Pero no es esa la solución, para nada. Un bastón he de conseguir, y suplantar la pierna que una tras otra, imagino y destrozo con mis actos egoístas y bucólicos.

Quebraderos de cabeza. Qué quiero y qué no. Pienso demasiado, y posiblemente necesite centrarme mas en otros asuntos, aunque estos me lleven el día entero. No quiero volver a abrir mi corazón con tanta sencillez. Hace años que sufrí la última devastación, y puede que si no dejo de comportarme de forma idílica, no sufra una, sino varias de estas devastaciones.

Voy a desconectar. Seré como Kog' Maw, cuando esté derrotado explotaré esparciendo mis trozos por cada uno de vosotros.

Esto es un paréntesis.

Una declaración de intenciones, un quiero y no puedo, un grito sordo para unos oídos mudos.

Te echo de menos, y no tengo más sustantivos y adjetivos que conectar en tu honor, porque quiero que te los ganes -más aún-, quiero que me digas lo que quiero oír.
O por el contrario podrías no hacerlo y demostrarme de nuevo que no eres lo que pareces. Entonces más loco acabaré y en tu mundo me seguirás teniendo.

Algo extremadamente corto pero espero que eficaz, pero más que la longitud y la efectividad me contento con que llegue a ti y me llames la atención, preguntando que a coño de qué, publico esto aquí.

¡No me mires el escote, cochino!

Defiendo la libertad por encima de cualquier sexo, no me importa qué tenga entre las piernas, sólo quiero saber si su situación es injusta o no. Y es que aquella frase que dice: "La libertad de uno, acaba donde empieza la de otro" es totalmente aplicable a el caso que quiero tratar, y posiblemente cree confrontaciones, pero no me importa en absoluto.

Volviendo a la libertad, argumentaré lo siguiente. Tan libre eres tú de ponerte el escotazo que quieras, como yo de mirar, incluso si apetece, decir algo. Pero eso no me da ningún derecho siquiera a rozarte. Muchas dirán que soy un cerdo, machista e insensible, pero me reitero. No soy un chico dado a decir nada a una desconocida -bueno, acercarme a ella para hablar sí- aunque sí que suelo dejar alguna mirada despistada en algún sitio indecente.

Sigo pensando que algún día, saldré a la calle con un pantalón que me marque el paquete a más no poder. Y contaré las hembras que lo miran, porque van a mirarlo -no por ser MI paquete, sino por ser UN paquete- y acto seguido, perder cualquier tipo de derecho a tildar o tachar de cerdo, a alguien que posiblemente no lo sea... o no tanto como algunas creen.

Desde el primer salón del Manga, he seguido creciendo.

Minutos, días, años. Ese tic-tac insonoro pero implacable que pasa a ser un colgante al que vamos poniéndole peso. Así ve mucha gente crecer, otros como algo maravilloso y yo... no losé.

Ayer acabó el salón del Manga. Solía ir desde que tenía catorce años, y ahora, tengo veinte. Han pasado seis años desde entonces y ya no lo tomo del mismo modo que antaño. Me he dado cuenta que curiosamente, desde aquél entonces hasta ahora, han sido muy pocos con los que he compartido varias ediciones. Es decir, puedo contar con los dedos de una mano, la gente que ha estado conmigo en estos sitios durante mas de dos años seguidos.

Gente que ha venido, gente que se fue. Todo eso forma parte de crecer y todos lo sabemos, pero escapamos de ello porque no nos gusta. Aunque queramos crecer y pertenecer al mundo adulto, sabemos que eso conlleva unos cambios en tus principios, y eso conlleva perder amigos.
Sé de que hablo. Estoy perdiendo muy buenas amistades que tuve antaño, pero ahora no son -para nada- lo mismo.

En el Salón me pasó algo curioso. Un amigo mío me comentó: "Noto como me se me escapa la juventud". No le falta razón. Nuestro reloj va hacia atrás en vez de hacia delante. El tiempo se consume por momentos, pero nosotros somos los dueños de él. Elegimos en qué gastarlo o en qué ocuparlo. Nos gustará más, nos gustará menos, pero deberíamos de aprovechar cada segundo de nuestra vida, porque ese segundo no volverá a repetirse. No tendremos una segunda oportunidad.

Así que creo, que para el siguiente salón del manga voy a ponerme las pilas, y me voy a poner un disfraz que de veras me guste. Me meteré en el papel, y me reiré. Estaré con buenos amigos, y olvidaré por un momento, que el tiempo jamás ha parado de correr. 

Envejecer es algo imparable, pues el tiempo poco a poco va derrumbando los muros de nuestra juventud. Pero creo que yo, voy a ponérselo difícil, a ver si así hago que se demore un poco más.
PD: Canción de Barón Rojo sobre el tema, para l@s mas melóman@s.

Un quinto de siglo.

[Música de ambientación]

En unas horas se conmemora el aniversario de aquella vez que mi madre -con sangre, dolor y lágrimas- me arrancó de su vientre y me dejó encima de una toalla, sangrante y lloriqueando, como si de un ente moribundo me tratase.


Pero no es así, era la creación de la vida. De una vida singular pero única a la vez, que viviría años de dolor y asfixia, seguido de sonrisas y épocas de luminiscencia cuasi absoluta. En este quinto de siglo, he vivido y soñado más de lo que jamás hubiera querido desear, pese a los baches que más de uno me ha ido poniendo, me pone, y me pondrá... no puedo pedir más. Mis enemigos quieren y alaban cada vez que alguien se apodera del poder léxico y me da "mi merecido" pero, ignorantes ellos, no saben que ya tengo más de lo que me merezco, y que darme mi merecido sería incongruente, sino lo lógico sería, quitarme lo no merecido.


Mi familia, mis amigos, mi salud, mi -poco- dinero... son cosas que no pondré en tela de juicio frente a nadie, pues aunque sean diferentes a las del resto... tienen  algo que jamás las harán como las del resto. Y es que son mías. Es mi familia, son mis amigos, es mi salud, es mi vida. Las críticas y los halagos solo sirven para mejorar por dentro, para cuestionarte los pasos, para pensar de cuando en cuando qué debes de cambiar. Pero por encima de eso estoy yo. Yo y mis propias decisiones. Me arrepiento de haber hecho y no hecho más de una, pero ya no hay marcha atrás, y a lo hecho, pecho. Hay que mostrar esa valía que te hace reconocer tus actos, por muy malos que sean, y ser humilde, por muy buenos que sean.


Espero que este blog viva conmigo en mi siguientes cuatro lustros, que empiezan aquí y empiezan junto a él, que me hará servir de alas, para volar cuando más lo necesite.

 Esta noche iré con mis amigos de siempre, y los de casi siempre, a mis bares de siempre, donde sé que -por muchos cambios que haga, y por mucho tiempo que no vaya- se me tratará como el primer día, hasta el último.


Agradezco a todos los que habéis convivido conmigo estos 20 años -que pronto se dicen- y os invito, a que dejéis en los comentarios alguna escena o momento entrañable que hayamos vivido en este tiempo. Hagamos de ésta entrada, un pequeño paréntesis sin egolatría y despotismo.



PD: Lamento no poder ver esta noche a todos los que yo quisiera. No hay problema, tendremos tiempo para resarcirnos.

Ropebreak.

Tocando la cuerda para que sueltes la cuenta, mordiendo en tus manos para que sueltes mi camisa, no voy a tolerar la más mínima.

Qué de tonterías tienes que oír a lo largo del día, quizás sea esta una de esas tonterías más, pero si la lees entera y luego me tiras tu mierda encima, deberías de cuestionarte si tan tontería es algo en el que malgastas aunque sea una de tus pésimas teorías. Allá tu con lo que dices, allá tu con quien hablas, por quien lloras o por quien te mueves. Todos saben bien quién merece mas respeto y quien mas insultos, solo mirate y mirame. Mis insultos no van más allá de un blog donde cada uno saca su escudo y se dedica a tirarme flechas, dentro de la pantalla se me acribilla y se me acaricia a la vez, fuera de la pantalla la historia es otra, la verdad me da la razón. Con tus miradas y tus celos no hago mas que reírme, con tus mentiras no hago mas que escupir sobre tus pisadas.


Que te tenemos calado. Que todos te conocen mejor de lo que crees, ¿por qué no te vas a llorar allí donde la gente se crea tus lamentaciones?.


Y llegarán mas comentarios inteligentes sobre lo que me guste o lo que me importe, como si creyeran que sus comentarios sobre mi persona son cosas a tener en cuenta, como si sus comentarios no fueran idiosincrásicos. Por sus ganas de pisarme o de verme humillado. Si queríais verme así llegáis tarde, se os adelantaron hace muchos años y lamento deciros que la situación no se repetirá, así que mejor cesar en vuestra intentona tan vacua.


Yo sigo tal y como empecé, seguiré haciendo lucha libre y seguiré escribiendo como siempre, se diga lo que se diga. Porque hacer... para qué mentir, no me haréis nada. Salvo intentar dañarme a base de palabras -oh, qué sufrimiento mas grande acaece mi alma, ¿merece la pena morir soportando unos pocos sintagmas?-, demostrando la valía que ya me dijeron que teníais.

Ni yo ni tus amigos somos ciegos, vemos lo que haces y dices. Pero no pierden tiempo en decir nada, no tendrán tantas ganas como puedo tenerlas yo.



En una esquina oscura del tiempo. [II]

Hubo una época -no muy lejana- en la que simplemente me dediqué a coger bolígrafo y papel y a escribir todo aquello que surgiera de mi cabeza. Sin importarme el qué y el como, yo escribía y plasmaba todo lo que me rondaba en torno al pensamiento. Posiblemente sean tonterías, pero lo dejaré todo por aquí, quién sabe. Igual os gusta alguna.


"Deja caer tu arma, y serás hombre muerto."
 
"Si no tienes amigos, no te harán falta enemigos."
 
"La confianza es lo primero que se pierde, el odio, lo último."
 
"Las garras del tiempo, cicatrizan en el alma."
 
"Ama a una persona, tanto como a tu perro."
 
"Sexo, drogas y Rock, son tres cosas incompatibles."
 
"Si crees en Dioses, no crees en ti mismo." 

"Come piedras, para tragar gravilla."
 
"Ven, no temas, ¿qué daño puedo hacerte yo que no te lo haga otro cualquiera?"
 
"No puede haber paz, si se considera inteligencia, al tema militar."
 
"Si un Rey muere, deja la misma mancha, la misma suciedad y la misma peste."
 
"Los últimos serán los marginados, los primeros, los elegidos."
 
"Si naciste por un descuido, no mueras por equivocación."
 
"Hablando se entiende la gente, pero… ¿la gente se entiende hablando?"
 
"Destruir, es mas sencillo que construir."
 
"La unión, hace la fuerza. La fuerza, hace el poder. El poder, hace la codicia y la codicia, hace la guerra."
 
"Cuantas más zancadillas me ponen el camino, mas divertido se me hace."
 
"Siembra esperanza para recoger traiciones, siembra traiciones para recoger matanzas."
 
"Un enemigo moribundo, es una amenaza más."
 
"A enemigo que huye, puñal en la espalda."
 
"Salud, Dinero y Amor. Quita el dinero, ¿qué te queda? Nada."
 
"Si de verdad existe el pecado, me arrepiento de haber nacido, pero como sé que no existe, se puede ir largando."
 
"Hasta mis ojos huelen tu sabor a mierda. Las apariencias, me encantan."

"Las heridas del vinagre sólo se curan con sangre."

"Si eres feliz no eres consciente, sino eres consciente no eres humano."

"Cree lo que quieras o a quien quieras, pero nunca obligues a razas enteras."

"El amor es una enfermedad sin cura."

"No mas corazones. Att: El hígado."

Hagamos algo nuevo.

El pasado sábado me encontraba yo en el bar de siempre, charlado un rato con mi amigo Juanma mientras veíamos un vídeo de Savatage. "A este grupo" recordó, "lo vi tocar en el 91, aquí en Cádiz, fue el último concierto en condiciones que tuvimos por aquí...". Tras varios minutos de conversación sobre esto mismo, saqué el tema del Metalway que hubo allá por el 95 aprox. que fue en Jerez y que el contrato -que fue anulado ipsofacto- duraba nada mas y nada menos que 5 años, y con posibilidad a más. Pensad por un momento que hoy por hoy, en Jerez, podríamos tener el mayor festival español que hay. Bueno, tampoco lo penséis mucho, porque el fracaso fue tal, que mucho ha de cambiar el panorama por aquí para que ese milagro se vuelva a obrar.

Hoy día, hay demasiado niñato que se compra camisetas del último disco de Metallica o los Maiden, se compra todos los discos e incluso papá y mamá le permite el capricho de gastarse 150 pavos en un finde para ir a ver a su grupo favorito. Pero cuando llega la hora de arrimar el hombro en su propia tierra, se raja asintiendo como excusa que "hay grupos mejores por España". Este comportamiento me da igual, todos sabemos distinguir a un tío así del resto.

Luego hablamos de otro festival fallido, el Gades Metal Fest. Un festival 100% gaditano y que con un poco de suerte, podría haber aspirado a más. Volvemos a lo de siempre, la gente que se niega a ver tal indecencia y el ayuntamiento que presta la más mínima ayuda.

Pues bien, he estado pensando algo. Un modo mejor y diferente de gastar el dinero. Una alternativa a esos Andy y Lucas, ese Chayanne o ese Macaco. En resumen, que paren ya de traer porquería anticuada a la playa por un jodido dineral. Tengo una idea mucho mas rentable.

Serían tres días con rock y metal a nivel provincial o incluso regional. Viernes, sábado y domingo en la plaza San Antonio. Montar allí un escenario no muy grande tampoco, y dar la oportunidad a grupos de aquí, a mostrarse y tocar lo que les gusta. Serían horarios cómodos. Empezando a las 17.00 y acabando a las 00.00. A media hora por grupo, serían 14 grupos diarios, en tres días...32 grupos en un finde. También se podría montar -aprovechando el tamaño de la plaza- una pequeña barra donde sirvieran bebidas varias y algo para picar, e incluso un par de stands donde los grupos que quieran, puedan vender discos, camisetas, chapas...
Seguro que conseguiríamos un gran fin de semana, y seguro que sale mas barato que un concierto porquerioso de eso que organiza el ayuntamiento en la playa.

Pero hay dos grandes problemas, uno: es rock, el ayuntamiento lo echará atrás. Dos: Es rock a mucho volumen y el pueblo gaditano sólo sabe aguantar tres cosas a volumen alto: una, la semana santa; dos, el carnaval y tres, los gritos que pega en el falla la hija de la gran puta de la Hierbabuena.

Expandiré la idea, si la cosa gusta, quién sabe...igual busco firmas, con unas cuantas puede que el ayuntamiento se digne al menos a escucharme...


¡Que se mueva Cádiz por el puto Rock'nd Roll!

En una esquina oscura del tiempo.

Hubo una época en la cual yo no tenía blog, y todo lo que escribía estaba hecho de la forma más arcaica -pero no menos efectiva- que sabe hacerlo la raza humana: a base de bolígrafo y papel.

Escribía de todo, me era indeferente el estilo y el tema era arbitrario, cada día escribía sobre temas que me iban apeteciendo, indiferentemente de la relación que pudieran llegar a tener éstos entre sí. El problema de escribir de este modo, es que ahora tengo un dossier repleto de hojas escritas, y creo que hay cosas que realmente deberían ver la luz y ser publicados. Porque creo que es parte de mí, y como otra parte de mí más, merece tener constancia en la historia de mi vida, como es ya este blog que voy queriendo cada día mas.

No quiero dormiros con mis monsergas ambiguas, a sí que empezaré a redactar ya mismo los textos. Posiblemente tú, que sueles leerme, conozcas el contexto de cada escrito o incluso recuerdes viejos tiempos. Espero no abrir viejas heridas, esto es sólo por amor al arte.


 "Las hormigas se llevaron su vida"

Allí se hallaba él, sentado en el duro pero confortable suelo de parque de su casa. Viendo como una hormiga cargaba con un gran trozo de galleta, en comparación con ella misma.
Echó la cabeza hacia atrás y suspiró. El blanco del techo y el salmón de las paredes eran como clavos que le hacían sangrar los ojos. Imaginó por un momento si él, al igual que la pequeña hormiga, sería capaz de cargar con el peso de toda la vida que le quedaba por delante sólo, sin ayuda, sin nadie más que él mismo.
Volvió a mirar hacia el trozo de galleta, no había ninguna hormiga.

-No eres tan fuerte como pensaba- Se dijo para sí mismo.
A los pocos segundos, aparecieron no una sino cuatro hormigas y entre todas empezaron a cargar el trozo. El joven sintió envidia y melancolía a la vez, sin saber muy bien el por qué.
-Joder, si antes lo digo...-Calló la última frase, como si esperara que alguien la completase, pero no fue así.
-Maldita adolescencia, ojalá acabe pronto, sé que éste se considera un período de estudio, diversión y jovialidad, que la vida son cuatro días, pero para mí esos cuatros días son demasiados para las ganas que tengo.
Sólo me quedan ánimos para escribir, de intentar dejar un legado o un recuerdo, de canalizar mi desgana sobre algo "productivo".

Mientras pensaba ésto, cerraba los ojos y dejaba caer una lágrima sobre su rostro. Cuando dejó de pensar, abrió los ojos, cogió la lágrima a punto de morir en su boca y la observó mientras su dedo humedecía por momentos que ésta continuaba con su recorrido. Dejó caer la lágrima durante unos segundos, hasta que cerró el puño y acto seguido apretó los dientes y se golpeó con éste en el pecho en un manifiesto de rabia y dolor.

Miró de nuevo a las hormigas, había unas diez. Entonces se dio cuenta que su dolor y su pesar aumentaba igual de rápido que el número de hormigas.

Hasta que la galleta se acabe, o hasta que su vida se consuma.

Vuelvo a lo de siempre.

No entiendo a qué se está jugando cuando leo por ahí estupideces sobre anticlericalismo. A mi juicio personal la religión es algo que debería desaparecer, pero no por ello me dedico a quemar iglesias o a soltar improperios contra sus seguidores. Suficiente tienen ellos con lo suyo como para yo estar encima.

Pero lo que nunca podré hacer, será maldecir al cristianismo por mover dinero, por no gastarlo en los pobres. Cuando por ejemplo en Cádiz el único comedor social (Valvanuz) lo lleva la Iglesia. La residencia de ancianos, también. Llevan una residencia de ancianos, el hospital de mujeres... en fin, que realizan muchas mas ayudas sociales que todos los que ahora critican y señalan a un señor, que tras haber hecho voto de pobreza, pues se ve bañado con unas riquezas que tienen una carga histórica enorme, y es dueño de un patrimonio artístico de un gran valor económico y cultural.

En cambio, nadie se queja ante una nación burda e hipócrita que es de las mayores exportadoras de armamento. Una de las mayores cooperantes con la extinción de algunas clases de tiburones. 

Yo veo lo siguiente: Los preparativos para el Papa cuestan 50 millones, los cuales se podrían invertir en paliar el hambre. Pero yo voy a seguir gastándome el dinero en ese vestido que me sienta tan genial, ese nuevo PC con una potencia gráfica del copón, o en esas botellitas de whisky que tanto me gustan. Eso, se llama ser un cínico. Y si el Papa resulta ser un falso, porque no respeta el voto de pobreza -cosa que yo no sé a ciencia cierta, pero parece que muchos sí que saben, aunque no aporten ningún dato...- pues tú, que no mueves ni un dedo en favor de los mas pobres, sean de donde sean y que encimas acusas de avaricia y usura, pues eres en efecto, otro jodido falso.

Así que cierren ya esos picos de rebeldes sin causa, vamos a informarnos y sobre todo a respetarnos. Por que luego decimos que la Iglesia no respeta, pero yo estoy viendo unas frasecitas, que son para llevarse las manos a la cabeza.

Visita Papal

Definitivamente se ha instaurado la moda de ir contra la iglesia. Ahora somos todos anticlericales, pues el que no, debe de ser alguna especie de monstruo cavernario.

Ahora llega el escabroso tema de la visita del Papa a España, y parece que algunos españoles están preocupados en los 50 millones de euros que costarán los preparativos de la visita del pontífice. Para nada les preocupa reconocer que este dineral es una inversión para obtener aproximadamente unos ingresos que doblen los gastos. Dinero que irá parar a hoteles, pequeños comercios y en fin, a mejorar la economía nacional, que buena falta nos hace.

Salta la polémica por la ecuación de iglesia + dinero, acusándola de poco social y de una austeridad cuestionable. Yo no pienso criticarla ni atacarla en este ámbito al menos, pues no soy la persona más indicada. Ni lo sean los muchos que la atacan con excusas sobrias sobre el uso adecuado de ese gasto para solventar la pobreza. Realmente conseguiríamos el mismo resultado si vendiéramos nuestras televisiones, móviles, mp3 y demás artilugios, pero nadie lo hace. En cambio somos tan prepotentes de acusar de insolidarios. A mí no me hace falta que ninguna presencia religiosa sea humilde para ser lo yo, mucho criticar pero luego actuáis bajo sus actos y voluntades, aunque sea de forma indirecta.

Y por cierto, la iglesia cumple con una función social, que muchas ONGs no terminan de completar, pues son las primeras que se acaban lucrando. No seamos tan cerrados de mente ni mucho menos hipócritas. La visita del Papa va a dar dinero aunque tenga sus cosas malas, más mierda dan la barbacoas del carranza y el carnaval -en una relación calidad-precio- y nadie las critica ni organiza manifestaciones. 

¿Alguien dijo hipocresía?

Sueños.

Hoy he tenido uno de esos sueños que son auténticos sufrimientos. No lo he pasado nada bien, pues de nuevo pero ahora de forma totalmente subsconsciente, aquellos ojos azules vuelven a clavarse en lo mas profundo de mi ser.

Cuando pensé que estaba en el camino correcto, aparece este sueño para darme de bruces con una realidad que podría hacerme muchísimo daño. Ahora me veo frágil, tengo un poco de miedo, pues mi pesadilla podría volverse realidad, y con ella el dolor que esta conlleva.

Echo de menos verte, aunque sea de pasada andando por los pasillos, aunque me mires con indiferencia, pensando en mi constancia que pasa a ser molestia. Eso es mejor que no verte, es mejor que tener que soñarte para al menos recordar a que sabe tu presencia.

¿Qué es de ti? Merezco la oportunidad de saberlo, aunque tu, dueña de todo, puedes ordenar mis movimientos que con dos palabras y tres caricias posiblemente mi alma -y yo con ella- caiga al suelo.

Malditos sueños.

Carlos Parra Castillo y la "Vergüenza Torera"

Carlos Parra Castillo. Posiblemente nadie sepa quién es, y ni siquiera le suene su nombre. Pero este hombre, es ya para mi otro motivo más para limpiarme el culo con las palabras de todos y cada uno de los programuchos del corazón -ojo al dato, ya nadie los llama con el elogio de "prensa rosa", por algo será- y por supuesto y con mucho más énfasis, me limpio también el culo con las palabras en defensa de estos programas de cualquier seguidor o seguidora.

Es más, estos últimos son el problema de este cáncer que nos mata día tras día al resto de españoles cultos y con criterio. Estos últimos son los que retroalimentan día tras día la idiosincrasia mundial de la maruja de barrio que cotillea y miente por el gusto de hundir a quien se antoje. 

No es más tonto el que hace tonterías, sino el que se las ríe.

Ortega Cano. Seguro que a este sí que lo conocéis. O por lo menos, os suena el nombre. Ortega Cano no es más que un simple torero envalentonado por sus actos -crueles y cavernícolas- que ahora tras haber cometido asesinato, goza de su estátus y parece que está siendo perdonado por el pueblo. Dime con quien andas y te diré quien eres. Desprecio hacia el torero y más deprecio aún si cabe hacia sus seguidores. Pues este energúmeno, tras haber bebido de sobremanera y según datos policiales, triplicar el nivel de alcoholemia permitido, no hizo una gilipollez mayor que coger el coche. Resultado: Una persona muere en el acto y otra resulta herida leve. El acaba herido grave, por suerte, ha sobrevivido. 

Pues Carlos Parra Castillo es la víctima de este mamón cornudo, que ahora, apoyado por sus incondicionales becerros, parece estar saliendo de rositas. Pues habrá comprado jueces, habrá comprado a la familia del fallecido y habrá comprado a todo aquel que hubiera sido una amenaza, para su impoluta imagen de asesino de animales, que ahora parece que ha ascendido al nivel de homicida.

Triste una muerte en carretera, pero más triste es que los programas del corazón ni siquiera mencionen a Carlos Parra una décima parte de las veces que hablan de Ortega, de su desliz y de lo buenísima persona que es.

Pregunten a la madre del fallecido.

Feliz aniversario.

Un poco de Rainbow para celebrarlo.

Has estado en los mejores y en los peores momentos de este año de vida que cumpliste hace cuatro escasos días, como el que dice. 

Miro entradas, vuelvo la vista atrás y me emociono, pues lo que empezó siendo algo supérfluo y sin ninguna esperanza de futuro, es hoy, uno de mis mejores proyectos. Criticado a la par que alabado, pero en boca de muchos pese a todo. Y estoy contento porque he estado haciendo lo que he querido en todo momento, de un modo peor o mejor, pero lo que quería. Y eso, me hace sentirme ahora libre, pues qué ataduras tiene un hombre que no duda en decir lo que piensa. No siempre he tenido la respuesta esperada, pues cada cual entiende todo a su manera...

Pero desde aqui, agradecerle a todos aquellos que han puesto empeño en mostrarme comentario tras comentario que lo que hago es una auténtica hez de caballo pues gracias a ellos, intento día tras día mejorar y superarme, para así a su vez, conseguir agradecer a todos aquellos que desde un principio me apoyaron, tantos elogios.

"No tienes ni idea de lo que escribes" y "Sabes ver mas allá de las personas". Una de cal y una de arena, enemigos y amigos se reúnen en un punto en común, que tiene brazos abiertos para unos y puños cerrados para otros. Donde a veces las verdades duelen y otras, las ignorancias me -y nos- produce la risa.

Ha sido un placer compartir este año tan fructífero, miro las visitas y redondeando por lo alto, tengo unas diez mil. Voy a seguir, ahora es cuando no puedo -ni debo- parar.

Crecer.

Esta entrada quiero dedicársela a un buen amigo mío. No voy a dar nombre, no es mi intención darles carnaza a los subnormales de siempre, que muerdan el culo a sus progenitores.

Bien, volviendo al tema original. El caso, es que este querido amigo, es un chico tremendamente perfeccionista y exigente, y la verdad es que me asusta. Porque ni soy un adulto ni soy perfecto. Soy un niñato estúpido con ciertos momentos de lucidez que hacen creer que tienes delante a alguien, que realmente no es como tú piensas. Realmente, me asusta mucho porque creo que el día que se dé cuenta, cortará la mitad de forma rápida y efectiva, atacando al problema en la raíz.

Pero no voy a bajar los brazos. El sabe perfectamente, que si es exigente yo en contraposición soy sincero, y voy a decir algo que -se comprenda o no- es lo que pienso.

No quiero crecer.

En efecto, no quiero ser adulto. Veo día tras día lo que ese mundo es, lo que esa definición implica. No me gusta los valores que se defienden, ni los modos en los que se vive. No quiero ser así. Me dan igual mis excesos ahora o mis fallos, si sé que en un futuro la cosa no cambiará, todos creemos que sí, que entramos en un mundo donde se respeta y se tolera, pues irónicamente son los valores que esos adultos una vez, nos inculcaron.

¿Pero qué cojones?... Se desmienten, se desechan. No hay respeto, no hay entendimiento... se pisa a tu rival para sacar más dinero. Creceré, pero no seré un adulto. Seré Diego. Por, y para siempre. Quemar la capa de ozono, empobrecer regiones, deforestar campos, explotar personas... ¿es eso lo que queremos ser? Yo no. Me niego a ser adulto.

Pero acabaré siéndolo. El tiempo me consumirá, y la verdad me dará de golpes hasta que entre en -su- razón. Qué triste es todo, y no podemos hacer nada. Directos al matadero, como si fuéramos corderos.
Seguiremos estudiando y trabajando, veremos de qué nos sirve, veremos cómo acabamos, veremos cuando nuestro cuerpo sea ceniza, quién nos recordará... quien nos echará de menos, que habremos hecho con nuestra insignificante vida.

Crecer, que término tan complejo...

Violencia de género e igualdad de sexos.

Nunca me le he puesto la mano encima a una mujer, a un hombre sí, una vez. Pero es algo que realmente no me gusta, odio la violencia. Y creo, que la violencia debe de evitarse siempre, sea a una mujer o a un hombre. Para mí no hay una violencia mejor o peor, más merecida o menos. Entonces estaría entrando en una filosofía sexista y no respetaría la igualdad.

No aseguro que no vuelva a ponerle la mano encima a un hombre, ni tampoco aseguro que se la ponga a una mujer. Por el simple hecho, de que no, no soy Jesucristo ni Ghandi. No dejaré que nadie, sea quien sea, se líe conmigo a golpes. No me quedaré quieto ni por miedo, ni por pensar que las mujeres son mas débiles y seres que no deben ni ser soplados con mucha fuerza. "Pegar a una mujer es de mariquita"... Qué puedo esperar de una sociedad con estas frases tan tristes.

Posiblemente, uno de los mayores problemas para alcanzar la igualdad de género sean a veces, -algunas- las propias mujeres. Me explico. Cuando una mujer escucha reggaetón, y lo apoya, está apoyando una temática sexista. Cuando una mujer acepta entrar gratis en discotecas, sabiendo que será usada como carnaza -y a muchas, les gusta sentirse así- está siendo totalmente sexista, y de paso, denigrante para con su propio género. "Dos tetas tiran mas que dos carretas". Otra frase más para el saco de dichos que deben de cambiar o desaparecer.

No diré mas por el momento.

Que hable la canción.

Es ahora cuando dejo escapar mi alma en medio de unos sonidos y mezclan que me mandan directo a un mundo de sueños y fantasía.

Donde todo sale bien -o sale mal- y todo se mueve a mi juicio y a mi voluntad. Quizás ese mundo no exista, y me toque vivir esta jungla con alimañas que te muerden a más no poder. Donde no sabes en qué tronco apoyarte por miedo a que te muerdan la mano, donde mires hacia donde mires, hay mas enemigos que amigos, buscan tu mal mas que tu bien.
Es la aventura de tu vida, la que te sirven en bandeja. Te ponen piedras, continuamente, piedras que no están firmadas y piedras con nombres y apellidos. Más dignidad o menos, pero piedras de todos modos. Continúa avanzando, pues el mejor método de devolver esas piedras es callando bocas, los mejores golpes son los que no se dan. Vamos a callar la boca a los estúpidos que nos atacan, y a cuidar nuestros buenos momentos y lugares, donde podemos relajarnos y ser nosotros mismos.

Yo por mi parte, pienso disfrutar de mis apoyos, de sus risas, de esos momentos de hablar por hablar y reír por reír. Una cámara es a veces el mejor acompañante que uno puede desear, y una bicicleta, el vehículo que te llevará allá donde quieras llegar.

No tengo mucho más que decir, pues la canción se acaba y con ella mis energías. Estamos a sábado. Posiblemente el lunes sea un día genial, y espero que esta semana sea la mejor del verano. La voy a disfrutar al máximo -y sabes que me refiero a ti- para así no tener que lamentarme de nada cuando te vayas... "nunca nos gustaron las despedidas" ¿te acuerdas? Pues añade esto "Me encantan los reencuentros".

Levanta esos puños, no querrás recibir el primero justo en donde más duele, en el corazón.

No siempre oigo cosas bonitas.

Hoy quiero hablar sobre una experiencia desagradable y agradable que viví hace poco con un amigo mío.

Al parecer llevaba unos meses descontento con mi comportamiento con respecto a varios asuntos o temas, y acudió a mí personalmente para discutir cara a cara, como personas adultas, los problemas que estaban surgiendo.

Realmente fue duro, porque fue sincero y todos sabemos que las verdades duelen. Reconocí mis errores y él algunas acusaciones un tanto exageradas o fuera de tono. Pero lo mejor no fue el modo de tratarlo todo, lo mejor es que luego, quedamos junto con otro buen amigo, que en efecto me confirmó que él pensaba lo mismo sobre mi comportamiento con algunas cosas. Y ahora, nos llevamos igual que siempre, como hace un par de meses, o incluso hasta mejor.

Hay personas que creen que mis amigos no hacen más que dedicarme cumplidos, pero yo hace poco estuve a poco de empeorar la amistad con dos grandes amigos de no haber reconocido mis errores. 

Eso me enseñó, que lo que ellos hacen cuando me critican y lo hablamos, no es más que por mi bien y por el de nuestra relación. En cambio cuando otras personas me critican de forma ruin, mezquina y cobarde, no es más que para sentirse bien viéndose pisándome, o estando sobre mí.

He ganado humildad, tendré que prestar un poco a más de un@.

Mi blog, mi casa, mis normas.

Con la verdad por delante, ahora me siento libre de poder ser sincero. He tomado la decisión de poner una postura dictatorial. Podréis llamarme el nuevo caudillo. 

Bromas aparte, mi blog es mi casa y en mi casa hay unas normas a seguir, y si realmente no te gusta lo que está dentro de mi casa, o te parece una casa de mierda, te buscas una casa propia y de paso gente que vaya a verla. Puede entrar quien quiera, mi casa tiene las puertas abiertas, pero es tan simple que el que dé morcilla se va a ir por donde mismo ha venido.

Es una postura que no me gusta tomar, pero bueno, visto que hay algún sujeto que necesita venir a insultarme, ya que me ama con locura pero no sabe como reconocerlo, prefiero ponerme de cabroncete y moderar los comentarios. El que me guste dentro, el que critique lo que escribo desde el respeto dentro, el que me insulte o se pase de listo, se va fuera. Y sino gusta, no entres en el blog. Quédate masturbando tu mente con tus tonterías mientras nos cruzamos por las calles. Porque sé que los que aquí critican me los cruzo por las calles, quizás hasta me saluden. O quizás no. Pero me ven, y no me dicen lo más mínimo, demostrando un valor semejante al de una rata.

Pero me da igual que no muestren su rostro, realmente lo prefiero. Podría hundir al sujeto en la mierda, y no por es por dármelas de ególatra, es por el simple hecho de que el mismo o la misma persona que viene a insultarme, no hace mas que tirar mierda sobre su cabeza, demostrando cómo es y lo que busca, insultar por insultar.

Ha criticado mi posición políticas, me ha dicho hipócrita, machista, llorica -porque pongo en tuenti que me dicen cosas para corroborar que efectivamente es alguien medianamente cercano a mí- , emo, ha criticado lo que hago en mi tiempo libre diciendo que el deporte es algo llano, ha criticado a mis amores...
El caso es insultarme.

Y ahora volverá, pero te digo desde ya, para ser bueno contigo... que te rindas y pares, porque voy a borrar todos y cada uno de tus berrinches estúpidos de chico sin vida social plena porque mis amigos saben que soy un mentiroso, o de chica sin amigos porque mis amigas saben que sólo pienso en mi, en mi coño y en las pollas que me meto semana sí, y semana también.

Y si lo que digo no gusta, comentad.

Ah no, que voy a borrar los comentarios...

PD: Relájate pequeñín...

Máscaras y cuerdas.

Cada uno tiene sus aficiones, y allá cada cual con lo que gasta su tiempo. 

Unos van al gimnasio, otros juegan a fútbol y no tantos se dedican al cultivo de la patata en zonas de secano. En fin, existen muchas formas de emplear tu tiempo, y seguro que todos se sientan en parte orgullosos por lo que hacen, o dejan de hacer.

Yo sólamente vengo a hablar de mi afición, un tanto extraña en este país, pero que merece el mismo respeto que las demás -o incluso más, por todas las vejaciones que han pasado-, en efecto, estoy hablando de la lucha libre o Wrestling. Quizás pocos sepan que es eso, simplemente os diré que uséis Google. Otros crean que es una tontería, pues es teatro. Lo cual es estúpido, porque tu no eliges tus aficiones. Ya puestos, juegas al fútbol y no eres Messi, tocas la guitarra y no eres Jimmy Hendrix.

El Wrestling es otra vida. No soy yo, es Khaín. Cuando me pongo la máscara, no soy Diego, veo como Khaín, pienso como Khaín o incluso me comporto como Khaín. Adopto su pensamiento, que no es más que un pedazo de mi mente que no saco a relucir con exceso. El rencoroso, vengativo, tramposo, embustero, sádico y frío. 

Estamos teniendo problemas, pues el Ayuntamiento de Cádiz no nos dá dinero para un escenario estándar, por lo cual tenemos que salir de la ciudad a buscar nuevos sitios, donde de veras quieran apostar por un entretenimiento alternativo. Luego vienen otras ligas españolas, y dirán que realmente el hecho de vivir en Cádiz o ellos, en Barcelona, es totalmente independiente y no afecta en nada. A la vista está, señores lumbreras, que no tienen ni el más mínimo ápice de razón.
Pero en fin, parece que otros ayuntamientos nos miran con buenos ojos, y eso hace que te hinches como un pollo, pues te llena de orgullo y además, te hace mirar al futuro con muchísma ilusión.


No puedo esperar a salir a pelear. Los minutos previos al combate, donde los luchadores no somos rivales sino compañeros. Donde nos deseamos suerte, donde tu corazón palpita a mil mientras suena tu canción. "Vamos Diego, es hora de darlo todo" pensaré. Me asusta pero me encanta pelear, me asusta porque meta la pata y chafe el combate, pero me encanta porque ya sé como va todo, y me sé mover, y sé como improvisar. Me siento seguro de mí mismo, y espero que entre mi confianza y la de mis compañeros, todos logremos hacer un espectaculo genial. ¡Y ojo, quizás de aqui a unos años, vamos a tu ciudad!

 http://ntweoficial.blogspot.com/

 
 

Aquí y ahora.

Es hora de hacer algo, que llevo dentro de mí desde hace muchísimo. Un tema que me toca mis venas mas cercanas al corazón. Posiblemente uno de mis mayores ideales, pues él en sí los representa mejor que cualquier país o partido político.

Hablo de lo que es para mí -aparte de mi grupo favorito- uno de los mejores grupos de HardRock de toda Europa de los 80. A la altura de Iron Maiden en su día, a la altura de AD/DC y de todo el resto. Y aunque duela, Barón Rojo tambien es, ha sido, y será... el buque insignia de el Heavy Metal español. Si tu quieres decir, donde empezó aquí el Metal... miras atrás y ves a Barón Rojo. Estando en sitios que hoy tú en tu gran grupo que se mueve por internet y todas esas nuevas "facilidades", no será capaz de llegar. Critica lo que quieras, tú sin ellos no serías nada.

Son el grupo maestro, dominan una temática extensa, con una variedad que quita el hipo. Unos músicos acojonantes y un historial que quita el hipo.

Así que esta noches os jodéis, malos rollos de amoríos de DragonFly, que esta noche va a sonar Metal de verdad.

Como esto.

Testigos de la penumbra.

Al fin en mi hogar, victorias y derrotas, sueños y pesadillas se mezclan en la mar. La mar de mis sueños, de tus lágrimas en tu rostro o de tu beso en la mejilla. A veces lo mejor es callar, buscando un punto fuerte, que demuestre en soledad, lo bueno de mi gente.

La gente que conmigo comparte momentos de suerte, o quizás para un gusto diferente, que nunca sabrá encontrar, cariños entre tanto arañazo, esquivando al caminar, las balas de tu fusil. Hoy ha sido una noche diferente, donde mi alma dio vuelcos hacia zonas distintas, donde no era mas que un actor secundario con aires de principal. Un egocentrismo que a veces es el centro de mis problemas y es la panacea de mi destino. Ojalá algún día todo salga como debe, y nunca mas deba llorar a la suerte sobre lo que hice o me hicieron, sobre el dolor recibido o el dolor que nunca me hicieron.

Todo es complejo, todo se turba, para buscar en el sonido de esa cantata, la única prueba, de los testigos de mi penumbra.


"Corazón en pedazos, alma entera, sentimientos ahogados, felicidad plena. Miente uno, ¿quién?"

Otro paso. -más-

Entre agua y viento camino, por las calles de tu ciudad, por las esquinas y recovecos de tu aroma, buscando la silueta que más se parezca a tí. Quizás estés pasando esa esquina, quizás huelas mi hedor a rata y huyas, corras alejándote de la mordedura enfermiza que duele y escuece a partes iguales.

Comprensible. Que a cada paso que dé la realidad cada vez sea menos visible. Ya no sé donde hay personas o donde farolas, me canso de tener que abrir los ojos, me basta con dormir en mi sueños rotos. Rotos por mí, no te culpo de nada salvo de existir, porque yo cree los sueños y yo los destruyo, y ahora me quejo dentro de la pataleta de turno, pero no, roto el sueño me queda la verdad. Esa verdad tan sucia que me toca el hombro. Quiere que me gire y que retroceda.

Te lo advertí. Tengo una testarudez digna de un toro, quizás me falte fuerza, espero que no perseverancia. Seguiré tras tus pasos, buscando tus huellas. Qué menos que dos besos y la oportunidad de abrazarte. Pido poco, y quiero menos. Minimalismo en su esencia. Era de ver, que esto se encaminaría por este sendero, el difícil y complejo, el que más me hace sufrir, pero... el que mas me hace vivir.

"Dicen que hay cosas que son preciosas, por ser inalcanzables"

Se abre el abismo.

Nadie me aseguró si esta batalla era por un fin justo y adecuado. Mucho menos, si la guerra era por la paz, si de veras merecía la pena lanzarse. Me lancé, y creo que de ahí, a ahora poco va la cosa a cambiar. Digamos, que cuando uno no tiene manzanas, y le ofrecen una que puede estar podrida, si de veras tiene hambre de manzana, irá a por ella. 

Estoy dispuesto a correr el riesgo que nuestro amigo de la manzana, para saber si realmente, estoy en una justa campaña, o sólo una engañifa de mi mente, un capricho o algo así, indecente, de estas cosas que nunca gusta a la gente.

Quizás ahora, no sueño con tenerte, sino con el simple hecho de que me abras tu corazón, y me dejes mostrarme como soy. Dame la oportunidad. Ya sé lo fría que es mi cama cuando duermo solo, y sólamente la idea de tu compañía es algo que me basta y me sobra, y si resulta que tu compañía es como convivir con un escorpión, sabré comportarme, sabré curar las heridas y extraer el veneno.

Quizás es un estúpido rebote, a lo mejor es la idea mas estúpida que jamas he tenido. Es el sentimiento mas idiota jamas sentido, el enfado mas irónico, la risa mas infantil o incluso la pena mas efímera. Son un cúmulo de cosas, que me dicen que esto no es como siempre, aquí hay algo que no veo en otros sitios. Me gusta lo -poco- que veo. Y me muero de ganas de saber lo -bueno o malo- que me queda por descubrir.


Muéstrate, quiero verte.



"tal vez sea diferente
pero no va a ser peor
que la rutina de siempre

[...]

dame la oportunidad
de cambiar tu realidad
dame la oportunidad de llegar hasta el final."



Allí estaré.

Quieras verme o no, sigo estando aquí. Quieras reconocerlo o no, sigo pensando -en ti- cada vez que abro los ojos y me encuentro solo en mi cama, abatido en una inundación de sábanas, mientras suena una canción en el reproductor y la luz, que se cuela por mi ventana, me da directamente en la cara.

 Entonces, sonrío. Eres tan inalcanzable que mis manos solo llegan a tocar tu aire, pero mi mente está ya en la siguiente fase del juego. Todo se mueve a tu alrededor. Errores, fracasos, malas decisiones. Todo ayuda a mi imagen de monstruo. El que sonríe cuando reconoce que el sentimiento le llena, pero se entristece cuando reconoce, que no es lo mismo sin ella.


Sigo siendo el mismo monstruo que te encontraste. No he cambiado en lo más mínimo... bueno, en realidad sí. Ahora estoy más seguro que nunca, seguiré el camino de tus suspiros, con el fin callarlos todos con un beso que te haga temblar. De miedo, sintiendo al monstruo mas sincero que llevo en mí.



Policía.

"La policía es una fuerza de seguridad encargada de mantener el orden público y la seguridad de los ciudadanos y sometida a las órdenes de las autoridades políticas. Su administración puede ser centralizada a nivel nacional, o descentralizada, con fuerzas de policía local autónomas en gran medida."

 Policía. El segundo cuerpo más criticado sin contar a Falete. Son la gran representación de la sociedad, enfocados a un ideal utópico, que a veces se vuelve realidad cuando personas con gran corazón actúan, o en una hipocresía cuando personas con necesidad de sentirse por encima del resto, pisan y escupen sobre los ciudadanos que deben proteger.

Ahora estamos en una época, donde aparecen personas con la mentalidad de "ser rebelde está de moda"; fuman por aparentar, beben por parecer y critican sin saber. La Semana Santa es sacar a pasear un trozo de madera, la policía sólo sirve para meter palos. Indiferentemente de que seas apolítico, comunista, fascista, socialista o incluso anarquista, debes de tener en cuenta que no es posible una sociedad sin normas, y por naturaleza, necesitamos una presión que nos "obligue" a cumplir esas normas -con las cuales se supone que todos están de acuerdo- y así conseguir una supuesta convivencia cómoda. El ser humano es imperfecto, aún falta mucho por pulir, y entre estos defectos está sin duda su propia naturaleza. El bien y el mal. ¿Somos seres "malos" o "buenos"?... multitud de hipótesis se lanzan al aire, pero no llega a haber ninguna clara.

En mi opinión, somos seres cognitivos, es decir, que aprendemos mediante una previa percepción y una experimentación. Somos lo que comemos, hablando en plata.

Pero como este tema no está claro, y sigue habiendo gente que conduce bajo los efectos del alcohol, matando a inocentes o por ejemplo robando a ancianas a punta de navaja, o dando palizas por el color de la piel, la policía es y será un cuerpo necesario para la convivencia de las personas. Aunque claro...

Esto es algo que comenté hace tiempo con Felipe, el dueño de la Taberna pirata, y el me dijo algo así:
"Hay policías buena gente y cabrones, como puede haber un panadero simpático y otro subnormal"
Policía simpático
Policías cabrones. Alejemos de ese término el policía que no perdona que estés fumando canutos en la calle, o que estés con la litrona de cerveza por el parque, vayamos mas allá. Me refiero ahora a temas tan serios como la violencia policial, existente hoy, existente hace años y existente en tiempos futuros. Porque siempre que tengamos la combinación "poder+persona frustrada" tendremos de solución "abuso" . Los ejemplos existen, policías que han dado palizas a detenidos por ser inmigrantes, manifestaciones cortadas a base de palos -que entiendo por una parte, que cumplen órdenes, pero siempre está el que se deja llevar-, empujones, amenazas, insultos e incluso a veces casos como el que contó una amiga mía, no diré su nombre por respetar su intimidad. Y es que ella me contó, que hace poco, paseando, un policía le ofreció varias veces "montarse en el coche para ir a dar una vuelta con el". Sobran las palabras.

También pensé la teoría de "Gobierno=Policía ergo Gobierno corrupto=Policía corrupta" este tema lo dejo en el aire, pues ahora con los sindicatos policiales, desconozco el código de honor y obediencia que tienen que seguir, y si tienen alguna serie de principios que anteponer a ciertas órdenes.


Acabo. La policía es un cuerpo necesario, que está para protegernos. Pero los castigos a policías corruptos o violentos, deberían de ser más que ejemplares, pues no podemos permitir, que algunos que nos protegen, nos ataquen.

Batallas que empiezan perdidas.

Quizás sea mi modo de vida el que me hace perder batalla tras batalla, guerra tras guerra. Me llegan momentos de arrepentimiento espontáneo, sobre lo que hice o dejé de hacer. Toda acción tiene consecuencias, quizás ahora me toque pagar. Pero no pienso perder una batalla, por culpa de otras guerras ajenas a ésta.

No quiero perder la guerra sin haber luchado antes, gastando el mas mínimo ápice de energía en ella. No dejaré que mi pasado me afecte, actuaré a favor de mis valores, y sé qué tengo puesto en cada orden. Creo, que es lo correcto, y creo... que lo correcto en este caso es no bajar las brazos. Jamás. Por mucho que la cosa se torne oscura y compleja, tengo que seguir, si lo consigo podría encontrar la luz que me ilumine para un buen tiempo. Sería algo precioso. Pero es algo que hoy es imposible, y mañana, y dentro de dos semanas. El tiempo ahora es mi aliado. Te demostraré mis fuerzas día tras día, sin rendirme -de ti-, sin cansarme -de ti-.

Me haces falta. Es algo que noche tras noche, voy pensando y va dando fuertes golpes en mi cabeza. Malos meses, dando tumbos, y parece que ahora llega la tranquilidad, que seguirá a la tempestad. Pero no he sembrado vientos, no puedo conseguir tajada, me quedarán las manos vacías pero una sonrisa en el pecho, por no haberme rendido, y por hacer -por ti-, lo que siempre quise haber hecho.

Una llamada a la polémica.

Mamá Ladilla - Alguien tiene que pagar

La verdad es que cuando empecé con el blog, no buscaba comprensión, ni mucho menos una aceptación general. Es más, buscaba fastidiar y molestar, ser un grano en tu trasero, ser como esa mosca de verano que te jode hasta al caminar.

Al principio, curiosamente, logré el efecto contrario, muchos comentarios de ánimo, elogios y visitas, muchas visitas. Fue algo que no me esperaba, pensaba que éste sería como otro de los blogs que tuve antaño, que fue dejado a manos del destino cibernético cuando me cansaba de él. Este en cambio, es distinto. Digamos que jamás me canso de él, porque cuando me falta la inspiración,viene alguien y en su justa medida, me deja un poco de miel para que yo me haga consciente del postre y de cómo servirlo.

Y es que resulta, que año y meses de haber sido concevido el blog, empiezo a recoger los frutos que quise en un principio. Polémica y discusiones. Pero van apuntando hacia el lado erróneo. Mi intención era crear un debate sobre los temas que yo tratase aquí, algo con toques adultos, sin faltarse al respeto entre los tertulianos, y siempre respetando el turno de cada uno y sus argumentos. Pero la realidad dista mucho de la utopía que me implanté, tonto de mí, creyendo en una sociedad que demuestra día tras día como es y como será.

Se ataca a mi persona, a mi modo de escribir, o incluso a mi modo de actuar. No sé si es que el que entra aquí, va ya con la escopeta cargada para soltarme algunos tiros -independientemente de lo que trate el blog o la entrada-, si no entiende lo que escribo, o si no está capacitado como para poner en tela de juicio los que argumentos que expongo según que tema trate.

Sea como fuere, están en su pleno derecho, pues la libertad de expresión es algo que -me guste o no- hay que respetar, aunque a veces actúe como un arma de doble filo. 

Si hay algo que me ha enseñado la vida con duras reprimendas y vivencias, es que el odio es una forma distinta de mostrar aprecio o dar importancia a una persona o grupo de personas. La indiferencia en cambio, es la mayor muestra de desprecio. Creo que hay un grupo de personas que tiene una vida un tanto aburrida, o yo ocupo un lugar importante en su vida como antagonista contumaz sin ni siquiera conocer a la gente que me señala y me ataca.

Estáis en vuestro derecho de insultarme o de criticar mi modo de escribir, incluso de daros aires de experto literato -en un momento de penetración astral de Lorca- en el cual obtenéis la autoridad para asegurar que soy una mierdecilla, y que estoy destrozando el bello arte de la escritura. Pero si otra cosa, que la vida me enseñó y que todos sabéis. 

"Todo hecho tiene consecuencias".

Y es que podéis insultarme, machacarme, decir que soy un machista, un marica, un emo, que solo escribo polleces hipócritas, que no sé escribir, que mi vida es muy triste, que lloriqueo o que me arrastro por un beso.
Pero mucho que lo neguéis, estáis dando la imagen de un grupo de personas que me guarda rencor y que encima y para colmo, no se digna a mostrar su nombre, por falta de valor o por pereza. Y que cuando ve, que no es el único burro que relincha en el corral, se crece y piensa, que se merece un busto en mármol de Carrara.

Y ahora voy a ponerlo en el tuenti, en mi estado, ahí en grande. Para que ustedes mismos lo veáis. Y vengáis y soltéis pestes.


Solo tengo que decir, que mi blog os hace gala, pues escoria espontánea sois y escoria espontánea seréis.