Bienvenid@s.

Este es mi blog, un pequeño sitio donde vengo de cuando en cuando a soltar ideas en forma de entradas. Siéntete libre de curiosear lo que quieras, como también de comentar lo que te apetezca. Encontrarás un gazpacho fresquito -o no- de temas. Espero que disfrutes y gracias por dedicarme algo tu tiempo.

Diego.

Polvo somos y en polvo nos convertiremos.

La muerte es aquel mal que la humanidad jamás podrá desquitarse de el, y de hecho, si lo consiguiéramos, seríamos menos humanos.

Adentrarse en los temores de una especie viviendo desde fuera una realidad interna, sólo nos llevaría de la mano de la apariencia a la más grande hipocresía. Son esos los temores que nos vencen pues al mismo tiempo, nos hacemos conscientes súbitamente de la brevedad y fragilidad de la existencia humana. Nos hace temblar, pues el olvido nos acecha en cada esquina de nuestra vida, indeferentemente de la edad que tengamos.

Y ahora qué.

Escribo palabras bonitas pero no dejo de llorar por dentro, lágrimas de desesperación y de dolor etéreo que por muy maquilladas que hoy puedan leerse, no dejan de ser la peor de las desgracias.

"Polvo somos y en polvo nos convertiremos"

Es igual lo que en tu vida hayas o vayas a hacer, es indiferente si eres Artistóteles o Platón. El destino, aunque cruel, está más que fijado: el olvido.

"Polvo somos y en polvo nos convertiremos"

Perecer y desfaceller ante un mundo cruel, que pese a cambios y oscilaciones no deja de girar ante el egoísmo. Querer estudiar, trabajar, crecer, madurar, aprender... ¿acaso tiene sentido?.
¿Es éste un mundo digno de nuestro esfuerzo o de nuestras ilusiones?
Pero todos os dirán que nunca bajes los brazos y dejes de esforzarte en ello, pues merece la pena. ¿Y pelear en una batalla ya perdida no supone -a su vez- una pérdida de tiempo?

"Polvo somos y en polvo nos convertiremos"

Abuela, perdón, Ana (aunque jamás te llamé ni te llamaré así). Desde aquí tienes mi recuerdo. El que hará que tu existencia no perezca, pero por favor, dame una señal de que mi existencia no pasará desapercibida el día que muera yo, mis hijos y mis nietos.
Eres mi ejemplo de todo lo bueno y malo que la vida puede darte, de cuando resistir y cuando rendirte. De cuando aceptar y cuando negarte, de cuando mirar y cuando no.

Pero sobre todo, eres la persona que me dió la vida, pues sin tí, jamás hubiera sido yo capaz de lograr un intento de expresarme de esta manera, como si de la inmortalidad tratase de alcanzar, como si quisiera transmitir algo más que letras a esos seres que te echan de menos.

Pues sin tí, jamás hubiera exisistido mi padre. Y sin tí, mi madre no hubiera sido tan feliz.

"Polvo somos y en polvo nos convertiremos"

Led Zeppelin - Starway to Heaven (escalera al cielo)