Bienvenid@s.

Este es mi blog, un pequeño sitio donde vengo de cuando en cuando a soltar ideas en forma de entradas. Siéntete libre de curiosear lo que quieras, como también de comentar lo que te apetezca. Encontrarás un gazpacho fresquito -o no- de temas. Espero que disfrutes y gracias por dedicarme algo tu tiempo.

Diego.

"Conspiranoia" #1: Divide y vencerás.

"Una teoría de la conspiración o teoría conspirativa puede definirse como la tentativa de explicar un acontecimiento o una cadena de acontecimientos, sucedidos o todavía por suceder, ya sea percibidos o reales, comúnmente de importancia política, social, económica o histórica, por medio de la existencia de un grupo secreto muy poderoso, extenso, de larga duración y, generalmente, malintencionado. La hipótesis general de las teorías conspirativas es que sucesos importantes en la Historia han sido controlados por manipuladores que organizan los acontecimientos desde «detrás de escena» y con motivos nefastos." 
(Wikipedia)

"Conspiranoia" es -o mejor dicho pretende ser- una sección donde presento reflexiones más o menos inverosímiles. Para ti, lector, algunas podrán ser realidades obvias y otras auténticas majaderías sacadas de libros de ciencia-ficción. Pero aclaro, que esta sección -ni ninguna de las que publique, seguramente- NO PRETENDE CONVENCER A NADIE. Por lo tanto, siéntase libres de responder, opinar o contradecir todo aquello que se les antoje. Quizás aporten luz, sin siquiera ser consciente de ello. 

PD: El término "cuñadismo" será aceptado con una gran carcajada. No por falta de respeto ni desprecio. Es que me resulta muy gracioso y siempre que lo oigo me viene la risa tonta. Cómo diría el sabio Krusty: "¡MIL PELDONES!"


DIVIDE Y VENCERÁS

Pertenecemos a una clase social de dimensiones incalculables, lo que conocemos como la gran masa. La masa social, sin mucha necesidad de indicar si ganas más o menos dinero, pues la vara de medir no se basa tanto en el capital sino en el poder. 
Término ambiguo, sin duda. No podemos evitar asociarlo al dinero, pero éste no es mas que una parte de él. Hay otros factores observables dentro de lo que a día de hoy entendemos por poder.

El caso, es que hablamos de los poderosos, de aquellos que dirigen nuestras vidas por caminos que esperamos que sean venideros, pero a medida que el tiempo pasa (y no los minutos precisamente sino más bien las décadas, los siglos) vamos viendo cómo hay personas que no están dispuestas a soltar el poder tan fácilmente y harán lo inimaginable por retenerlo bajo su dominio el mayor tiempo posible. Sin siquiera preguntar por el camino, ni un "Oye que la cosa bien, ¿no?".

Y actúan en consecuencia, estudian los métodos y las formas para usarlas a discreción contra nosotros, contra la masa, como decía antes. De eso hablaré, de uno de los métodos -seguro que hay varios- en los que se apoyan para asegurarse el poder. "Divide y vencerás". Terminología básica y conpecto sencillo. Es más facil solucionar un problema cuando dividimos a éste en pequeños baches y los aislamos unos de los otros. Pues eso es lo que a día de hoy tratan de hacer con nosotros.

Desde los discursos anti-derecha o anti-izquierda hasta el tema en el que me centraré: Machismo y feminismo. Hombres y mujeres contra otros hombres y mujeres. "Qué chorrada. En ningún momento el feminismo pretende crear ningún enfrentamiento, el machismo no puede decir lo mismo".
Y ahí el problema, empezamos con un serio problema de machismo, donde las mujeres pasaban a un segundo o tercer plano, realizando solamente tareas domésticas, cobrando sueldos injustos, etc...

Y no defendíamos un término precioso: igualdad. Bueno, se intentó pero quedó prostituido y nadie se creía nada cuando salía un político en la televisión o alguien de un "bareto" decía que a día de hoy "hay más igualdad que antes".

Pero es que hoy, habiendo pasado ya años desde aquellas intentonas de mierda y con una sociedad -a priori- más avanzada... seguimos sin avanzar, damos un paso adelante y dos hacia atrás. Seguimos todavía sin superar a los hijos -metafóricos y algunos diría yo incluso literales- del machismo, negarlo es una estupidez, la desigualdad sigue instaurada en nuestra sociedad incluso y no somos plenamente conscientes de ello. Pero la culpa no es de un sector que pretenda perpetuar el patriarcado hasta el fin de los tiempos, que también...

Los mismos que queríamos terminar con el machismo hemos sido culpables de continuar con el círculo vicioso, es más, hemos dado una nueva vuela de tuercas. Si ya era difícil liarla más, hay hemos estado nosotros. Manda huevos (no, no es una expresión machista...usen google).
No eliminemos el término anterior de nuestra vida diaria para luchar por la igualdad, mejor creemos otro nuevo y a ver qué pasa.

Aclaro, no tengo nada contra la creación del feminismo como término (que es de lo que hablo) pues como persona amante de las letras me alegra que la imaginación y creatividad sea seña de la humanidad. Alguien tuvo que estar ahí con gran acierto y crearlo, pero por desgracia otro alguien metió la mato con mucho atino y visión, creando lo que tenemos a día de hoy: un gran tema polémico que a fin de cuentas sólo sirve para dividirnos más. Justo lo contrario de lo que se quería conseguir al crearlo.

¿Quién metió la mano? Nadie lo sabe. Una cosa tengo clara, dudo mucho que fuera un señor de Calatayud mientras se tomaba un cortado a las cinco de la tarde en una terraza de una cafetería cualquiera. Obviamente no, para mí... que tuvo que ser alguien con más influencia, alguien con más poder o que lo deseara con mucha más fuerza.

Y acertó, dio de pleno. Desde aquí mis felicitaciones, ha conseguido que a día de hoy sigamos de riña por el machismo y además ha añadido un nuevo factor: el feminismo. Se ha marcado un combo de mucho cuidado, doble golpe que sólo ayuda a dividirnos aún más de lo que estábamos. Y así siguen los que mandan, los que tienen poder, frotándose las manos al ver que la masa se sigue pegando de hostias entre ellos en vez de tirar las etiquetas a la puta basura (ya esta bien de tanta etiqueta, que ganas de ponerle nombre a todo y sobretodo, que manía con ponerle nombres nuevos a cosas que ya existían) coger un término tan bonito e integro como es la igualdad, limpiarla de arriba a abajo -que la pobre está de mierda hasta las cejas-, mostrarla a nuestros hijos como principio moral necesario y mirar a los poderosos, con un buen corte de manga y decirles:

"Se acabó, una jodienda menos. Buena jugada pero ésta ya no da para más. Y ojito, que hablando de igualdad hemos visto que aquí las cosas están muy descompensadas...y nos referimos a ustedes, mancha de cabrones."