Bienvenid@s.

Este es mi blog, un pequeño sitio donde vengo de cuando en cuando a soltar ideas en forma de entradas. Siéntete libre de curiosear lo que quieras, como también de comentar lo que te apetezca. Encontrarás un gazpacho fresquito -o no- de temas. Espero que disfrutes y gracias por dedicarme algo tu tiempo.

Diego.

Allí estaré.

Quieras verme o no, sigo estando aquí. Quieras reconocerlo o no, sigo pensando -en ti- cada vez que abro los ojos y me encuentro solo en mi cama, abatido en una inundación de sábanas, mientras suena una canción en el reproductor y la luz, que se cuela por mi ventana, me da directamente en la cara.

 Entonces, sonrío. Eres tan inalcanzable que mis manos solo llegan a tocar tu aire, pero mi mente está ya en la siguiente fase del juego. Todo se mueve a tu alrededor. Errores, fracasos, malas decisiones. Todo ayuda a mi imagen de monstruo. El que sonríe cuando reconoce que el sentimiento le llena, pero se entristece cuando reconoce, que no es lo mismo sin ella.


Sigo siendo el mismo monstruo que te encontraste. No he cambiado en lo más mínimo... bueno, en realidad sí. Ahora estoy más seguro que nunca, seguiré el camino de tus suspiros, con el fin callarlos todos con un beso que te haga temblar. De miedo, sintiendo al monstruo mas sincero que llevo en mí.



Policía.

"La policía es una fuerza de seguridad encargada de mantener el orden público y la seguridad de los ciudadanos y sometida a las órdenes de las autoridades políticas. Su administración puede ser centralizada a nivel nacional, o descentralizada, con fuerzas de policía local autónomas en gran medida."

 Policía. El segundo cuerpo más criticado sin contar a Falete. Son la gran representación de la sociedad, enfocados a un ideal utópico, que a veces se vuelve realidad cuando personas con gran corazón actúan, o en una hipocresía cuando personas con necesidad de sentirse por encima del resto, pisan y escupen sobre los ciudadanos que deben proteger.

Ahora estamos en una época, donde aparecen personas con la mentalidad de "ser rebelde está de moda"; fuman por aparentar, beben por parecer y critican sin saber. La Semana Santa es sacar a pasear un trozo de madera, la policía sólo sirve para meter palos. Indiferentemente de que seas apolítico, comunista, fascista, socialista o incluso anarquista, debes de tener en cuenta que no es posible una sociedad sin normas, y por naturaleza, necesitamos una presión que nos "obligue" a cumplir esas normas -con las cuales se supone que todos están de acuerdo- y así conseguir una supuesta convivencia cómoda. El ser humano es imperfecto, aún falta mucho por pulir, y entre estos defectos está sin duda su propia naturaleza. El bien y el mal. ¿Somos seres "malos" o "buenos"?... multitud de hipótesis se lanzan al aire, pero no llega a haber ninguna clara.

En mi opinión, somos seres cognitivos, es decir, que aprendemos mediante una previa percepción y una experimentación. Somos lo que comemos, hablando en plata.

Pero como este tema no está claro, y sigue habiendo gente que conduce bajo los efectos del alcohol, matando a inocentes o por ejemplo robando a ancianas a punta de navaja, o dando palizas por el color de la piel, la policía es y será un cuerpo necesario para la convivencia de las personas. Aunque claro...

Esto es algo que comenté hace tiempo con Felipe, el dueño de la Taberna pirata, y el me dijo algo así:
"Hay policías buena gente y cabrones, como puede haber un panadero simpático y otro subnormal"
Policía simpático
Policías cabrones. Alejemos de ese término el policía que no perdona que estés fumando canutos en la calle, o que estés con la litrona de cerveza por el parque, vayamos mas allá. Me refiero ahora a temas tan serios como la violencia policial, existente hoy, existente hace años y existente en tiempos futuros. Porque siempre que tengamos la combinación "poder+persona frustrada" tendremos de solución "abuso" . Los ejemplos existen, policías que han dado palizas a detenidos por ser inmigrantes, manifestaciones cortadas a base de palos -que entiendo por una parte, que cumplen órdenes, pero siempre está el que se deja llevar-, empujones, amenazas, insultos e incluso a veces casos como el que contó una amiga mía, no diré su nombre por respetar su intimidad. Y es que ella me contó, que hace poco, paseando, un policía le ofreció varias veces "montarse en el coche para ir a dar una vuelta con el". Sobran las palabras.

También pensé la teoría de "Gobierno=Policía ergo Gobierno corrupto=Policía corrupta" este tema lo dejo en el aire, pues ahora con los sindicatos policiales, desconozco el código de honor y obediencia que tienen que seguir, y si tienen alguna serie de principios que anteponer a ciertas órdenes.


Acabo. La policía es un cuerpo necesario, que está para protegernos. Pero los castigos a policías corruptos o violentos, deberían de ser más que ejemplares, pues no podemos permitir, que algunos que nos protegen, nos ataquen.

Batallas que empiezan perdidas.

Quizás sea mi modo de vida el que me hace perder batalla tras batalla, guerra tras guerra. Me llegan momentos de arrepentimiento espontáneo, sobre lo que hice o dejé de hacer. Toda acción tiene consecuencias, quizás ahora me toque pagar. Pero no pienso perder una batalla, por culpa de otras guerras ajenas a ésta.

No quiero perder la guerra sin haber luchado antes, gastando el mas mínimo ápice de energía en ella. No dejaré que mi pasado me afecte, actuaré a favor de mis valores, y sé qué tengo puesto en cada orden. Creo, que es lo correcto, y creo... que lo correcto en este caso es no bajar las brazos. Jamás. Por mucho que la cosa se torne oscura y compleja, tengo que seguir, si lo consigo podría encontrar la luz que me ilumine para un buen tiempo. Sería algo precioso. Pero es algo que hoy es imposible, y mañana, y dentro de dos semanas. El tiempo ahora es mi aliado. Te demostraré mis fuerzas día tras día, sin rendirme -de ti-, sin cansarme -de ti-.

Me haces falta. Es algo que noche tras noche, voy pensando y va dando fuertes golpes en mi cabeza. Malos meses, dando tumbos, y parece que ahora llega la tranquilidad, que seguirá a la tempestad. Pero no he sembrado vientos, no puedo conseguir tajada, me quedarán las manos vacías pero una sonrisa en el pecho, por no haberme rendido, y por hacer -por ti-, lo que siempre quise haber hecho.

Una llamada a la polémica.

Mamá Ladilla - Alguien tiene que pagar

La verdad es que cuando empecé con el blog, no buscaba comprensión, ni mucho menos una aceptación general. Es más, buscaba fastidiar y molestar, ser un grano en tu trasero, ser como esa mosca de verano que te jode hasta al caminar.

Al principio, curiosamente, logré el efecto contrario, muchos comentarios de ánimo, elogios y visitas, muchas visitas. Fue algo que no me esperaba, pensaba que éste sería como otro de los blogs que tuve antaño, que fue dejado a manos del destino cibernético cuando me cansaba de él. Este en cambio, es distinto. Digamos que jamás me canso de él, porque cuando me falta la inspiración,viene alguien y en su justa medida, me deja un poco de miel para que yo me haga consciente del postre y de cómo servirlo.

Y es que resulta, que año y meses de haber sido concevido el blog, empiezo a recoger los frutos que quise en un principio. Polémica y discusiones. Pero van apuntando hacia el lado erróneo. Mi intención era crear un debate sobre los temas que yo tratase aquí, algo con toques adultos, sin faltarse al respeto entre los tertulianos, y siempre respetando el turno de cada uno y sus argumentos. Pero la realidad dista mucho de la utopía que me implanté, tonto de mí, creyendo en una sociedad que demuestra día tras día como es y como será.

Se ataca a mi persona, a mi modo de escribir, o incluso a mi modo de actuar. No sé si es que el que entra aquí, va ya con la escopeta cargada para soltarme algunos tiros -independientemente de lo que trate el blog o la entrada-, si no entiende lo que escribo, o si no está capacitado como para poner en tela de juicio los que argumentos que expongo según que tema trate.

Sea como fuere, están en su pleno derecho, pues la libertad de expresión es algo que -me guste o no- hay que respetar, aunque a veces actúe como un arma de doble filo. 

Si hay algo que me ha enseñado la vida con duras reprimendas y vivencias, es que el odio es una forma distinta de mostrar aprecio o dar importancia a una persona o grupo de personas. La indiferencia en cambio, es la mayor muestra de desprecio. Creo que hay un grupo de personas que tiene una vida un tanto aburrida, o yo ocupo un lugar importante en su vida como antagonista contumaz sin ni siquiera conocer a la gente que me señala y me ataca.

Estáis en vuestro derecho de insultarme o de criticar mi modo de escribir, incluso de daros aires de experto literato -en un momento de penetración astral de Lorca- en el cual obtenéis la autoridad para asegurar que soy una mierdecilla, y que estoy destrozando el bello arte de la escritura. Pero si otra cosa, que la vida me enseñó y que todos sabéis. 

"Todo hecho tiene consecuencias".

Y es que podéis insultarme, machacarme, decir que soy un machista, un marica, un emo, que solo escribo polleces hipócritas, que no sé escribir, que mi vida es muy triste, que lloriqueo o que me arrastro por un beso.
Pero mucho que lo neguéis, estáis dando la imagen de un grupo de personas que me guarda rencor y que encima y para colmo, no se digna a mostrar su nombre, por falta de valor o por pereza. Y que cuando ve, que no es el único burro que relincha en el corral, se crece y piensa, que se merece un busto en mármol de Carrara.

Y ahora voy a ponerlo en el tuenti, en mi estado, ahí en grande. Para que ustedes mismos lo veáis. Y vengáis y soltéis pestes.


Solo tengo que decir, que mi blog os hace gala, pues escoria espontánea sois y escoria espontánea seréis.

Mi peor pesadilla.

Una noche más, el aburrimiento llega hasta lo más profundo de mis huesos. Acabo el día, y mi cerebro que peca de ser un músculo -demasiado- pensante, activa la maquinaria que hace que mi mente golpee las puertas de la verdad, con las de mi verdad.

Decido, leer un poco el blog, buscando antiguas entradas para ver mis antiguas motivaciones, mis pensamientos de hace un tiempo y mis mas profundos sentimientos. Todo muy entrañable, todo muy emotivo. Hasta que pasa por mis ojos una entrada antigua "Pobre muñequitas lindas".
 Lo leo, vuelvo a escuchar la canción... y esta vez, no aparece ninguna chica en mi mente, no pienso en alguien ajeno, pues pienso en mí mismo. Me veo a mí.

Este blog es la vía por donde escribo lo que quiero, y es hora de decir un par de verdades, con las cuales quizás, solo quizás, me siente mejor. Me estoy volviendo un mujeriego asqueroso en búsqueda de un beso sincero y una presencia que me haga sentirme, como hace mucho. Como cuando estaba enamorado...
Es triste reconocerlo, pero el sexo me sabe a poco. Es una experiencia que ahora, necesita un pequeño aliciente para hacer de él una vivencia totalmente satisfactoria. 


Debería dejar de buscar, y de crearme falsas historias en mi cabeza, creadas por mis problemas y mis tonterías. Pero si te tengo que ser sincero, cada vez que pienso o decido, pasar de todo, apareces tu y tus ojos azules y me dicen algo o me hacen algo, que el corazón me pega un vuelco, me sale la risa tonta, y el suspiro de gilipollas.


Me odio.

Diario de una Rata [Más partes a esta saga]

Me voy a poner melancólico, voy a escribir ese tipo de entradas que hacía hace ya su tiempo, cuando volvía de la calle, en una noche genial a su modo y única en su tipo.

Y es que por mucho que uno lo niegue o le guste aparentar lo que no es, la verdad acaba traspasando de forma fulminante todos los tapujos que le pongas. Y cuando uno me conoce, sabe quién soy, quien he sido y qué estoy haciendo... se da cuenta de la verdad. De mi incómoda verdad.

Es mi verdad y es en cierto modo mi calvario, es mi pequeño gran problema y la cura no está hoy a la venta, ni lo estará mañana. Quién sabe, quizás nunca, o quizás la suerte me mire con sus ojos azules y me guiñe un ojo. Cuestión de tiempo, aunque el tiempo me debe preguntas y respuestas que sus cuestiones no responden. Ya cogeré yo a ese.

No tengo remedio, voy en caída libre y no llevo paracaídas. Verás tu, el leñazo va a ser de agárrate y no te menees. Aun así me gusta abrir los brazos en la caída, que igual me coge de la mano y me para, o igual me empuja a caer más rápidamente...

"Pagaría porque me volvieras a decir lo bien que me huele el cuello"

Son como mis hijas.

No puedo querer a una más, o a otra menos. No podéis hacer que elige entre ellas, son parte de mi vida, son mis sentimientos plasmados en este "papel", llevados por mis dedos, mis fieles compañeros... desde lo más profundo de mi ser.

No me pidan elegir entre una u otra, porque cada entrada es única, es irrepetible. Será mas o menos agraciada, será destructiva o constructiva, habrá creado más o menos polémica, pero las quiero como si fueran mis hijas. Me tomarán por un loco, pero son mis creaciones, las he visto florecer, me arrancan sonrisas unas y lágrimas otras...

Lloro con ellas.

He llorado más con mis entradas que con las personas, me expreso de forma sincera y creo algo, un texto, un conjunto de palabras, que lleva una carga sentimental brutal.

Y de verdad, espero que todos las veáis así, como muestras de Diego, retazos de mi alma, de mi ser, de mi soledad, de mi alegría, de mi amor o de mi dolor. Pero no serán nada más alejado a la realidad. Nada más diferente a mí. 
Una verdad bonita, dolorosa, desagradable... pero que hace que día tras día, siga aquí, y en parte es este blog lo que me hace sentirme bien. Me demuestra que puedo hacer cosas buenas, que puedo hacer que tú, con tus ojos curiosos, sientas como tu piel se eriza como si un hielo pasase por tu nuca y se dejase caer por la espalda.

Me encanta esta empatía.

Y es gracias a ti, gracias a mí, y a ellas, estas entradas...

¡Mis hijas!

Porros, fotos & viceversa.

Mentiría si dijera que estoy en contra de la legalización de la marihuana. Soy el primero que repudia esas miradas cuando te fumas un canuto, me parece algo estúpido que la gente tilde de drogadicto a quién no lo es. 

Deberían mirar mejor, y se darían cuenta que grandes cerebros a su alrededor, consumen marihuana sin ningún temor, manteniendo un trabajo más digno que el tuyo, o un nivel de estudios, que tu sin fumar, no tienes ni en tus mejores sueños.

Pero la realidad es muy distinta. Está prohibido, y perseguido. Y todo debido a que no es un mercado legal y el dinero no va a parar a las manos de grandes empresarios, sino a el jefe de alguna mafia, o al chico que cultiva tres plantas en su casa. Nadie critica el tabaco o el alcohol, son legales, el estado se beneficia de ello. Nadie critica el mercado abusivo de armas de España, es amoral, pero da dinero. Nadie critica la exportación de aletas de tiburón, una especie en peligro de extinción, es algo que va contra natura, pero da dinero. Banqueros y políticos llenan sus bolsillos con nuestra muerte y con la muerte de otros seres, para variar.

En fin, visto lo visto, las multas suelen caer y la persecución es inminente. Pero sé inteligente, y no te hagas fotos fumándote un peta, no seas cenutrio. Luego la policía accede a Tuenti, lo ve, y te cogen. Y me alegro, porque es que son ganas de vacilar frente a un cristal de "Oh, mírenme todos, voy contra las leyes", para que luego venga la policía y te coja. Piénsalo un poco, o espera que sea legal, para vacilar todo lo que quieras y más.

Mientras tanto....

Paz a escondidas, colega.

Ponme tu el título.

Esta noche paso de buscar la perfección en mis palabras, no quiero una ortografía correcta una sintaxis que tire de espaldas o la buena forma de expresarse. Que vengan los que critican mis textos por mirar en mi persona cosas que quizás, te echen atrás, el olor que emano no agrada a todas las narices que vienen a husmear.

Sin duda alguna sea el bicho mas feo que te encuentres en tu basurero, el mejor de lo peor, pero mi padre me lo dice siempre: "Da igual el qué, pero el mejor". Eso hago papá, siéntete orgulloso de tu niño, que va a cumplir veinte años y siempre pensaste que nunca llegaría a nada.

Lascivo, creo que mi pasión quemaría tus velas, haciendo que la cera queme tus deditos de inocencia. Acusado de cerdo, pero si me vas a tachar de animal, tíldame de tiburón, pues mi piel puede cortarte si la tocas a contrapelo, sino sigues su curso. 
 Vamos, que muerdo si me llevas a tu terreno. Venga, inteligentes, cultos o los que se lo creen dentro de este mundo de ignorancia, dilo, "chulo". Vamos, admítelo, a ti la vida te dio tus ojos, tus tetas, tus bíceps... los muestras, vacilas, te pavoneas, y lo luces como lo mejor de tu persona. Ahora coge un papel y sácame algo decente. No, no quiero que me hables de tu novia, o de lo mal que lo pasas en la vida, eso lo hace cualquiera. Busca temas nuevos, critica lo que nadie critica, mastica la polémica. No me llegas ni a la suela del zapato, y mientras el tiempo pasa, tu cuerpo de desgasta, y mientras el tiempo pasa, mis letras se afilan. Primero hacían rasguños, luego un poco de sangre, pero acabarán por cortar tu ego en trocitos.

Rencoroso. Aún te sigo viendo por la calle y deseo que tu chulería me roce el hombro lo más mínimo, para girarme y tirarte al suelo. La medicina que me diste durante años, te la podría dar en dos segundos, el tiempo en el que una bala sale del rifle para atravesar tu cabeza. Adiós, al fin serás útil, como pasto para los gusanos. Materia en descomposición, con el mismo hedor de siempre, vivo o muerto apestas igual.

Sincero. Tan sincero que duele. Pídeme ayuda o busca mi consejo, que puede que salgas peor de lo que llegaste. "No sirves para ayudar, te limitas a decir la realidad", jódete, aunque seas mi colega tienes que entender cual es la verdad, y saber como defenderte ante ella. Esa tía es una zorra y no te quiere, seguir con ella alargará tu dolor, ya lo verás colega, el tiempo me dará la razón. No creas que busco joderte, a cualquiera que no me importa la mas mínima mierda le diré exactamente lo que quiera oír, para dejar de perder mi tiempo y volverme a mi mundo de fantasías.


Orgulloso. No me pises, no me juzgues. "No merecer ser jebi con esos pelos", ni tú mereces ser humano con esa cara de perro malparido. Brusco y sin educación, para aquellos que me traten como el papel del culo. No me hace falta ni tu melena, ni tus pulseras ni tus botas. Ya las tuve, aun las guardo con cariño, pero hasta el diamante mas precioso se vuelve mierda cuando lo empuña la carroña. Abre tu mente a la vida, la música es devenir, no te estanques. Eso sí, no me hables de la música que no me gusta, la llamaré mierda. No intentes decirme que Mago de Oz es buen grupo, escupiré en sus discos, no intentes convencerme del flow de porta, me cagaré en sus Mercedes, no trates de convencerme de Justin Biever canta de verdad, me limpiaré la nariz con sus camisetas de pequeño Kurt Cobain.


Hablando mal ahí queda todo, hablando bien llegará el día, pero tengo que recibir mi dosis de cariño, besos y sábanas, sino no rindo ni miro el sol con otros ojos que no sean achinados y reventados.

Salven sus culos, porque en esta vida nadie lo hará por ti.

De pura lógica.

Todos queremos lo básico, lo mínimo, lo justo y lo necesario. Ahora con la crisis, los caprichos se van y entra la primera necesidad, la comida, la vivienda y el trabajo. Cuando un pueblo no tiene eso, se revela. Pero pongamos un ejemplo, los socialistas, o mejor para que no me salte ningún estúpido lameculos, el gobierno lanza una dura represión ante la rebelión. Manda tropas armadas, muere gente en las calles.

¿Cómo reaccionaría tu mundo? Posiblemente con más violencia. Todos se lanzarían contra el gobierno en una brutal campaña de violencia contra los gobernantes y contra las fuerzas de orden. Mientras, se busca ayuda internacional, pero los países por no mancharse las manos sin ganar un duro, deciden darte la espalda y que le huelas el culo. Internalcionalmente le ayuda no llega y nacionalmente tu país se desmorona en una ola de violencia, miedo, represión y pobreza.

Pero de repente, no sabes como, la única visión que llega desde fuera de tus fronteras de destrucción, es una tierra soñada, un país, una comunidad donde todos gozan de salud, de dinero y de comida de sobra. Y donde reina una religión que premia las actitudes hospitalarias. Se te enciende la luz. No quieres ver como tus hijos devoran a su madre. No quieres pegarte un tiro y cobrar el seguro que no tienes. No quieres un suicidio colectivo, o una bajada de pantalones nacional. En tu culo no cabe más, y en tu boca no entra nada desde hace años. Ahorras tres duros, y te largas rumbo a ese país.

Pero aquí comienza la odisea del terror para alcanzar la gloria. No todo el monte es orégano, y aquí empieza el monte. La mafia te obliga a pagar impuestos de transporte para unos medios que carecen de cualquier tipo de seguridad. Se te va gran parte de tu poco dinero. Chantajea a la policía podrida de tu país, más dinero. Te has quedado sin un duro y comienza la travesía por mar. 

Comenzáis a navegar, a los 4 días mueren una mujer y su hijo y estos van por la borda. El mal tiempo hace que las cosa se compliquen, y se encienden unos focos con unos tipos que gritan. Te empujan y te tiran al agua, nada, nada como nunca en tu vida, dejas atrás a tu hermano, será pasto de los tiburones o volverá rumbo al país de mierda que no lo querrá de vuelta, siendo una piedra mas del desierto, convirtiendose en polvo dentro de la inmensidad de la arena. Otro muerto más. La muerte se está poniendo ciega.

La cara mojada, de agua y de lágrimas y tocas tierra. Te ponen una manta y te dan de comer. Pero no eres legal, allí no te puedes quedar. No te quieren en su país de riqueza, donde sobra, donde para ti tienen. Donde te acusarán de ladrón, donde te quemarán por las calles. Has salido del infierno y te quieren sacar del cielo un puñado de perros, pero tu no eres tonto, tu muerdes y te defiendes. Tonto, te pondrán un bozal, te señalará el dedo fascista. Te metes a la bebida, tu existencia es lo peor que recuerdas. Y los días pasan, y la cosa mas allá de mejorar, empeora.

¿Os gusta la historia eh? Bonita de pensar, difícil de ver. Pasa día a día, noche tras noche, vienen desde África a Europa, el continente deseado. Necesitan tu ropa, tus zapatos y tu moto, como diría Terminator. A ti te sobran, y encimas los insultas, los tachas y los criticas. Sólo quieren lo que les toca por naturaleza.